Sucesos España

Unos padres 'modernos' dejan morir a su bebé deshidratado y con el pañal lleno de gusanos

madre asesina

Zachary Koehn y a Cheyanne Harris, residentes del condado de Henry, Iowa (Estados Unidos), están siendo sometidos a juicio por la muerte de su bebé de cuatro meses a causa de deshidratación y desnutrición. El padre ya ha declarado y se espera que la madre lo haga los próximos días. 

Fue el 30 de agosto de 2017 cuando el mismo padre, de entonces 28 años, llamó al 911 (número de emergencias) para pedir ayuda médica para su bebé que no reaccionaba, sin embargo cuando llegaron a verificar lo encontraron muerto, tal y como recoge Infobae.

Los análisis del forense detallaron que el cuerpo presentaba signos de grave desnutrición, dermatitis, pesaba sólo 7 libras (3,17 kilogramos) e inclusive encontraron que tenía gusanos en su pañal, lo que evidenciaba que tenía varios días que no lo cambiaban.

El médico presentó fotos donde se veían las condiciones en las que se encontraba el bebé, con mantas empapadas de orina y ropa manchada de heces. El cuerpo se encontraba en un asiento tipo columpio.

La trabajadora social Sheila Schroeder, que llevó el caso ante el jurado expresó que el bebé nació con rastros de matanfetamina en su cordón umbilical, comprobando que el padre consumía estas sustancias.

La madre, Cheyanne Renae Harris (20 años), se encontraba bajo tratamiento de estrés pos traumático, también fue imputada ya que confesó haber consumido drogas semanas antes de la muerte del menor.

Un crimen horrible que ha conmocionado a la sociedad norteamericana.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.