Un marroquí apuñala a los dueños de un bar de Barcelona porque no querían darle de comer gratis

pelea-navajazos-barceloneta

Una discusión en un local de hamburguesas en el barrio de la Barceloneta ha desencadenado un violento enfrentamiento a navajazos. Según Latif, el propietario de este negocio, sobre las seis y cuarto de la tarde se ha presentado en el bar un vecino del barrio que, a menudo, "exige" que se le dé comida "gratis". Su hermano, Mustafá, de 28 años, ha terminado encarándose con él.

El cliente -o atracador- también de nacionalidad marroquí, traía un cuchillo y el cocinero no ha dudado en armarse con otro para igualar las condiciones. Ha comenzado una escaramuza durante la cual ambos se han provocado diversos cortes por distintas partes del cuerpo.

La escena ha desatado reacciones opuestas entre los paseantes. Algunos han echado a correr y otros, en cambio, han decidido acercarse para averiguar qué pasaba. Agentes antidisturbios del Área Regional de Recursos Operativos (ARRO) ubicados en el paseo de Joan Borbó porque forman parte del dispositivo permanente contra el 'top manta' han llegado enseguida alertados por el griterío.

navajazos-quebo-barceloneta

Lo que se han encontrado estos policías, tal como muestran las fotos y el vídeo publicados por El Periódico, ha sido a dos hombres completamente ensangrentados. Los agentes han podido separarlos y contenerlos hasta la llegada de la ambulancia, que los ha trasladado a ambos de urgencia. Uno al hospital del Mar y el otro al hospital de Sant Joan.

Durante la intervención policial, el cocinero seguía visiblemente alterado y gritaba que iba "a matarlo con sus propias manos". Después de identificarlos, los Mossos han terminado deteniendo al cliente que exigía comer gratis, según Latif, por un delito de lesiones.

La pelea ha dejado en el interior del local un ostensible rastro de sangre. Vecinos de la zona han explicado, apoyando la versión de Latif, que el arrestado es un hombre "problemático" y "conocido" en el barrio que acostumbra a mostrarse demasiado exigente cuando entra en bares y cafeterías de la zona.

"En la Barceloneta las peleas son frecuentes, la gente se toma un par de cañas y se calienta, pero lo de hoy ha ido demasiado lejos", sentenciaba el cliente del restaurante La Cepa, situado justo en frente de la hamburguesería Que Bo, local de la riña.

 


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.