Un inmigrante nigeriano se carga a cuatro agentes en Valencia: '¡Puta policía, os voy a matar a todos!'

♦ #StopCensura ¡Síguenos en Telegram!

La Policía Nacional ha detenido en Valencia a un hombre de 36 años como presunto autor de un delito de lesiones y atentado a la autoridad, tras agredir a cuatro agentes y provocar a uno una brecha en la cabeza que requirió diez grapas de sutura.

El detenido, un inmigrante de origen nigeriano, permaneció oculto y atacó por sorpresa a los policías, a los que lesionó, según un comunicado policial, en el que se relata que el hombre se ocultaba en el rellano de la última planta de un edificio, donde al parecer llevaba dos días durmiendo, y habría ocasionado molestias a los vecinos.

Los hechos ocurrieron esta pasada noche, sobre las 23.30 horas, cuando los agentes recibieron el aviso para acudir a un edificio en el distrito de Exposició, donde al parecer había un hombre en la azotea cogiendo ropa de los tendederos comunitarios.

Una vez allí, los policías subieron en fila de uno por una escalera estrecha hasta la azotea para localizar al sospechoso, cuando, de forma sorpresiva, apareció un hombre de gran corpulencia que se encontraba oculto y les agredió con puñetazos y patadas, mostrando una gran agresividad y tratando de tirarlos escaleras abajo.

En un momento dado, el hombre logró arrebatar la defensa reglamentaria a uno de los policías y golpeó con ésta la cabeza de uno de los agentes, al que provocó una herida que sangraba abundantemente, así como una conmoción que hizo que cayese al suelo.

Sus compañeros, ante el estado del policía agredido y viendo la agresividad del sospechoso, solicitaron inmediatamente asistencia sanitaria y el apoyo de más dotaciones.

El agresor continuó atacando a los agentes, provocando lesiones a todos ellos, a dos en el brazo y a un tercero, en la mano, a la vez que en inglés gritaba "¡puta policía, quiero mataros!".

Finalmente, lograron reducirlo y detenerlo como presunto autor de los delitos de lesiones y atentado a agente de la autoridad y posteriormente, averiguaron que el sospechoso podría estar durmiendo desde hacía dos días en la azotea del edificio y que habría ocasionado molestias entre los vecinos.

El arrestado ya protagonizó un episodio similar a finales de enero y fue necesario la intervención de varias dotaciones policiales.

Al policía agredido en la cabeza han tenido que practicarle diez grapas para curar la brecha, mientras que los otros tres agentes presentan policontusiones.

Un magrebí ataca con una katana a tres Mossos, les amputa los dedos y los testículos


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.