Condenado por violar a su pareja con un plátano, una linterna y una escoba
Última actualizaciónSáb, 29 Feb 2020 1pm

Sucesos España

Condenado por violar a su pareja con un plátano, una linterna y una escoba

borracho

El Tribunal Supremo ha condenado a un hombre a 14 años de prisión por violar a su pareja en un domicilio en el que ambos se encontraban de vacaciones en el verano de 2017. La víctima fue penetrada por el procesado con objetos como un plátano, una linterna y una escoba.

Los hechos ocurrieron sobre las 5.30 horas de la mañana del 19 de julio de 2017, cuando la pareja se encontraba de vacaciones en un apartamento de la localidad de Salou (Tarragona). Según recoge la sentencia, el acusado, cuya nacionalidad y origen no ha trascendido, había salido esa noche y cuando regresó al inmueble, la víctima le recriminó que se hubiera ido y le hubiera dejado sola esa noche. Después, la mujer se acostó y fue entonces, conforme refleja el escrito, cuando el acusado se dirigió a la cocina y cogió un cuchillo «de unos 17 centímetros de hoja» con el que entró en el cuarto en el que se encontraba la denunciante y le amenazó: «Harás lo que yo te diga o te mato». Después, obligó a la mujer a quitarse la ropa y «le arrancó» su ropa interior.

Tal y como ha adelantado la Cadena SER, los jueces confirman su condena atendiendo, entre otras cosas, a la «persistente y lineal» declaración de la víctima y su «sólida» versión de los hechos «contrastada» por testigos e informes médicos.

La sentencia, de la que ha sido ponente Julián Sánchez Melgar, también avala que el acusado sea condenado por un delito de violación con agravante de ser un acto «particularmente degradante».

El informe del que habla Abascal: sí, la mayoría de los condenados por las manadas son extranjeros

Diferencia la violencia y la intimidación

Fuentes de la Sala de lo Penal confirmaron a la emisora que entienden que, a día de hoy,existe una confusión jurídica entre el abuso y la agresión sexualde tal manera que la ciudadanía asocia el primer delito a los tocamientos y el segundo a las penetraciones, cuando la verdadera diferencia radica en si se usan o no la violencia o la intimidación. Estas mismas fuentes cuestionan que la norma actual encuadre en los abusos los ataques sexuales, por ejemplo, a mujeres drogadas: «¿Qué diferencia hay entre intimidar y drogar a una persona?», se cuestionan.

 La reforma del Código Penal afrontada en 1995 dividió los delitos sexuales entre abusos (artículo 181) y agresiones (artículo 178), llegando cuatro años más tarde la violación (artículo 179) para los casos de agresión sexual en los que además exista algún tipo de penetración.

EXCLUSIVA. El 86% de todos los detenidos por violencia de género NO son españoles

Titulares de portada

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.