Sucesos España

Un marroquí viola y corta un dedo a la educadora que le puso un piso social

detenido-marroqui

Un hombre de 44 años fue detenido en Bilbao acusado de violar y cortar un dedo a una educadora social, según ha informado el Departamento vasco de Seguridad.

La agresión se produjo sobre las 16.30 horas en un inmueble del barrio bilbaíno de Deusto.

Al parecer, la educadora comunicó al hombre que iba a ser expulsado del piso por saltarse las normas y este reaccionó atacándola. El agresor, de origen magrebí, violó a la joven, la maniató a una silla y la amordazó con la propia cortina de la vivienda.

Además le seccionó prácticamente un dedo del pie y le causó heridas de arma blanca por distintas partes del cuerpo. Posteriormente, sobre las 16.45 horas, el hombre se trasladó a otro piso de acogida, donde ocasionó distintos cortes en la mano derecha y el antebrazo izquierdo a otro varón.

Las dos víctimas fueron trasladadas a centros hospitalarios para ser atendidas de sus heridas, mientras que el agresor también tuvo que ser ingresado en el hospital de Basurto tras intentar autolesionarse con fármacos viola.

Según han confirmado las mismas fuentes, el detenido había sido imputado en otras ocasiones por amenazas y lesiones aunque no estaba fichado por la Ertzaintza.

En sus primeras declaraciones, ha trascendido el carácter machista y misógeno del acusado, que habría mostrado en todo momento su rechazo visceral y su superioridad manifesta contra la educadora en particular y frente al género femenino en general.

Otro caso aislado que no saldrá por televisión, no abrirá telediarios ni te contarán los medios. ¿Qué pasaría si el agresor hubiese sido un hombre, español, blanco y heterosexual? Otro atentado que pasaría a engrosar las estadísticas de la 'violencia de género' para seguir viviendo del cuento de la subvención. De momento, no tenemos constancia de que los colectivos feministas se hayan pronunciado, o que hayan organizado ninguna manifestación. ¿Todas las víctimas son iguales, o depende solo de quién sea el agresor? Ansiosos estamos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.