Sucesos España

Los vecinos de Barcelona empiezan a cagar en la calle

defecar

Las asociaciones de vecinos de Ciutat Vella hace más de un año que denuncian los problemas de limpieza y prostitución que se vive en el distrito, pero ahora la problemática se ha incrementado por la presencia de personas que se drogan o hacen sus necesidades en la vía publica, tal y como se puede ver en las imágenes y publica E-Noticies.

Los vecinos han alertado de esta situación a través de las redes sociales, donde han publicado imágenes de ciudadanos orinando y defecando en la calle. Una situación que sucede a pesar de que el Ayuntamiento de Barcelona ha instalado un total de quince cabinas y urinarios portátiles en Ciutat Vella, de los cuales seis serán permanentes y los nueve restantes permanecerán temporalmente hasta el 30 de septiembre.

La concejala del distrito, Gala Pin, ha explicado hoy que la iniciativa tiene un coste de 350.000 euros anuales y está enmarcada dentro de un plan para "evitar los malos usos del espacio público y minimizar los impactos negativos del ocio nocturno".

Según las medidas del consistorio para fomentar y garantizar la convivencia ciudadana en el espacio público, orinar o defecar en la calle se considera infracción leve y está sancionado con multas de hasta 300 euros; mientras que hacer las necesidades fisiológicas en vías públicas, espacios frecuentados por menores o en monumentos se considera infracción grave y el importe va de los 750 a los 1.500 euros.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.