Condenado a prisión un hombre que mató al asesino que iba a quemarlo vivo

Nirvana

La Audiencia Provincial de Valencia ha condenado a dos años y siete meses de cárcel a un hombre que mató a otro que estaba quemando su caseta con él dentro. Además, tendrá que indemnizar a los padres del incendiario con casi 150.000 euros.

El jurado que estudió el caso descartó aplicar las eximentes completas de legítima defensa y miedo insuperable. Reconoció que Jesús A. sufrió "una situación de pánico y terror", pero considera que su reacción fue "desproporcionada".

Honey Girls Club

"El acusado actuó por la situación de pánico y terror que sentía, provocado por el humo negro que invadía la estancia y el fuego, temiendo por su vida o ser gravemente herido e impulsado por la necesidad de defenderse del ataque que estaba sufriendo", resume el magistrado redactor de la sentencia, conforme a lo que el jurado dio por probado en su veredicto. "Pero su reacción", prosigue, "fue desproporcionada y excesiva al haber podido el acusado actuar ocasionando un mal menos grave que el que produjo".

La sentencia no dice qué otras acciones podría haber emprendido. En el juicio la fiscalía y la familia del fallecido indicaron que, por ejemplo, no había gritado para espantar a quienes prendían fuego.

Ocurrió así: Poco después del amanecer del 21 de junio de 2021, dos hombres aparcaron su coche entre unos frutales de Torrella (Valencia), derribaron una valla y se acercaron sigilosos a la caseta del ahora condenado. Vivía allí, si bien no ha quedado probado que supieran que estaba dentro.

"Procedieron a rociar con gasolina la puerta principal de la caseta", explica la sentencia, "para seguidamente, introducir [la] garrafa con gasolina por el hueco de la persiana de una de las ventanas de la fachada principal, arrojando gasolina en el interior de dicha caseta, y prendiendo fuego a dicha garrafa, así como a la citada persiana y a la puerta principal".

Los ladridos del perro despertaron al dueño, que estaba en la cama. Ya con la habitación llena de humo, entrevió el bidón que alguien introducía por la ventana y escuchó una voz diciendo "prende, prende". Cogió una lanza de un metro y medio que él mismo había fabricado, con un cuchillo de 20 cm. en el extremo. La blandió por la ventana con la intención de apartar el bidón. Uno de los movimientos alcanzó al hombre que rociaba la gasolina. El corte fue mortal porque afectó a la vena iliaca. Héctor C. se desangró rápidamente.

The Play Clubs

Jesús A. logró salir de la caseta "por el hueco de un barrote suelto de la ventana ubicada en el pasillo [...], ante la imposibilidad de huir del fuego por la puerta principal que estaba quemándose, y sin otra alternativa de escape", explica la sentencia. No persiguió a los hombres, sino que llamó a Emergencias. Explicó lo sucedido a la Guardia Civil en un relato que el jurado dio por bueno.

La fiscal Isabel Company pedía 14 años para el acusado por homicidio -la familia del muerto, 23 por asesinato-, sin ninguna eximente o atenuante. No contempló la legítima defensa para rebajar la pena pese a que, como resaltó la abogada de la defensa, Cristina Subiela, en el mismo juicio la fiscal acusaba de tentativa de homicidio al incendiario que sobrevivió. Ese hombre sí salió absuelto al no probarse que supiera que el dueño de la caseta estaba dentro.

"Es indudable que despertarse de manera brusca por los ladridos de un perro y ver que unos individuos están arrojando combustible en ademán de quemar la casa, sin posibilidad de escapar por no haber otra salida apta que la puerta donde estaban los agresores, es natural que produjera un afectación psicológica notable que motivó a defenderse ante un ataque ilegítimo no provocado, si bien el Jurado no apreció una reacción proporcionada", indica la sentencia.

El jurado concluyó que el principal acusado no pretendió matar al asaltante, ni vio probable que pudiera suceder. El magistrado Jesús María Huerta opta por una condena por lesiones dolosas en concurso con un homicidio imprudente (que agrava la pena de las lesiones, pero no es una segunda condena).

A eso le aplica la rebaja de un grado de la pena por la eximente incompleta de legítima defensa, así como la atenuante de confesión, al haber relatado todo a la Guardia Civil y colaborado con ellos. El resultado son dos años y siete meses de prisión.

La sentencia no es definitiva. Puede recurrirse ante el Tribunal Superior de Justicia y, posteriormente, ante el Tribunal Supremo.

España es el mundo al revés.

Fuente original: El Mundo

Condenan a prisión al anciano de 83 años que mató al ladrón que entró a robar a su casa

Mediterráneo Digital
Autor: Mediterráneo DigitalWebsite: https://www.mediterraneodigital.com/
Políticamente incorrecto. Información, noticias y actualidad. Desde 2010.

Últimas noticias

stop abolicion 300x100