Una rumana, detenida por estafar 1 millón de euros a un cliente del club de alterne donde trabajaba

¡Síguenos en Telegram!

La Audiencia de Cantabria juzgará a una mujer de nacionalidad rumana acusada de estafar casi un millón de euros a un cliente del club de alterne en el que trabajaba a lo largo de dos años, para la que la Fiscalía pide una pena de siete años de cárcel por un delito de estafa continuada.

A la mujer, que será juzgada por la sección primera de la Audiencia, se la acusa de aprovecharse de la relación de confianza que tenía con ese hombre para pedirle dinero en sucesivas ocasiones hasta dejarle sin patrimonio.

Según el escrito del ministerio fiscal, la mujer entabló una relación de amistad con el hombre, que era cliente del club de alterne donde ella trabajaba, y sabiendo que disponía de patrimonio tanto propio como familiar urdió un plan para aprovecharse económicamente de él, gracias a su relación de confianza.

Así, el fiscal señala que “fue requiriendo del hombre distintas cantidades de dinero con el pretexto de sufrir distintas enfermedades, accidentes o situaciones familiares extremas”.

Por ejemplo, le pidió dinero para una operación de extirpación de útero, ovarios y reconstrucción de mamas; también para tratamientos de quimioterapia y radioterapia; o para ser operada de un tumor cerebral tras un supuesto accidente de coche, explica la fiscalía.

Cuando el hombre pedía explicaciones, la acusada “pretextaba que había sido engañada por su abogado en Rumanía, por el director del banco, y que por la situación de corrupción de su país necesitaba enviar más dinero para desbloquear sus cuentas”, explica el ministerio fiscal.

La víctima, según mantiene el ministerio público, accedió a ello y en ocasiones “envió dinero a una presunta tía de la acusada mediante transferencia bancaria”, también hizo lo mismo “a la presunta abogada o al director de una sucursal bancaria de Rumanía”. “Todas estas transferencias fueron a parar bien a la acusada o a personas cómplices de estos hechos y que no han sido identificadas”, añade.

Según este “plan preconcebido”, la acusada “firmaba reconocimientos de deuda privados, sabiendo de la falsedad de su contenido, en los que afirmaba haber recibido los tratamientos antes mencionados o sufrido las extorsiones por las que pedía dinero y que tenía intención de devolvérselos cuando pudiera”.

De este modo, obtuvo distintas cantidades de dieron a lo largo de dos años, que oscilaban entre los 2.000 y los 49.500 euros, hasta hacer un total de 922.000 euros.

Para el pago de estas cantidades, según la Fiscalía, la víctima dispuso de sus ahorros y también de una cuenta mancomunada con su hermano, pidió créditos a entidades bancarias y préstamos privados, y vendió inmuebles hasta quedar “absolutamente despatrimonializado”.

“La acusada, que no ha recibido ninguno de los tratamientos o cirugías referidos, una vez que tuvo la convicción de que no iba a obtener más beneficios económicos, rompió con el acusado y desapareció de su lugar de residencia habitual”, concluye el relato de hechos del ministerio fiscal.

Según esta calificación, la acusada es autora de un delito continuado de estafa, con la agravante de abuso de confianza, por lo que se pide una pena de siete años de prisión, multa de 3.600 euros y una indemnización a la víctima en la cuantía de lo estafado.

La acusación particular, que ejerce la representación legal de la víctima, pide ocho años de cárcel, multa de 7.200 euros y la misma indemnización pedida por la fiscalía.

En cuarentena un club de alterne con 86 clientes tras el positivo de una puta con coronavirus

Mediterráneo Digital
Autor: Mediterráneo DigitalWebsite: https://www.mediterraneodigital.com/
Políticamente incorrecto.

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.