Un senegalés mata de 83 puñaladas a su mujer y dice que fue "por error"

Bara N., el inmigrante senegalés acusado de asesinar en 2018 en Bilbao a su esposa, Maguette Mbeugou, sostuvo durante la posterior reconstrucción de los hechos que "no tenía intención" de degollar a su mujer y que el corte que ella presentaba en el cuello se produjo en un forcejeo entre los dos.

"No tenía intención", se ha oído repetir al acusado en el vídeo, de casi una hora, que recoge la reconstrucción de los hechos ante la comitiva judicial y que ha sido emitido este viernes en la sexta sesión del juicio que se sigue en la Audiencia de Bizkaia contra Bara N., de 39 años.

Está acusado de matar a cuchilladas el 24 de septiembre de 2018 a su mujer, de 25 años, en el domicilio familiar de la calle Ollerías, en Bilbao, delante de sus hijas de 2 y 4 años, que se quedaron solas con el cadáver cuando él se marchó de la vivienda.

Maguette Mbeugou murió degollada por una lesión de 13 centímetros en el cuello, calificada ayer de "brutal" en el juicio por el forense que le practicó la autopsia, tras recibir, al menos, 83 cuchilladas.

Durante la posterior reconstrucción de los hechos, el acusado mantuvo que sobre las seis de mañana del día citado, cuando se encontraba en una habitación de la casa con sus hijas, con las que dormía en la misma estancia tras llevar un tiempo de desavenencias con su mujer, esta intentó agredirle con un cuchillo de cocina sin discusión previa.

Él se encontraba tumbado y ella encima, según su versión, y en el forcejeo intentando quitarle el cuchillo, que le provocó algunos cortes, el arma cayó al suelo en un momento dado. Al ir a cogerlo el acusado hizo un movimiento "tan fuerte" con el cuchillo que "hizo el corte" a la mujer en el cuello, según su relato.

Después, cubrió el cadáver de la mujer con una manta, cerró la puerta de la habitación en la que estaba, permaneció ese día en casa sin tener contacto con nadie, y no dejó entrar a las niñas en la habitación donde se encontraba el cuerpo, según su versión.

El acusado aseguró que no realizó labores de limpieza con lejía y atribuyó al "miedo" el hecho de que cogiese el cuchillo citado y otros cuatro que estaban en una encimera, así como ropa con sangre, y los metiese en una bolsa para tirarlos a un contenedor de Atxuri.

En la sesión de este viernes también han prestado declaración expertos de la Ertzaintza en genética forense, que analizaron unas ochenta muestras recogidas en el lugar de los hechos, algunas de ellas procedentes de los cuchillos incautados. El juicio por este caso continuará el próximo lunes, cuando las partes presentarán las conclusiones finales y los informes orales, tras lo cual comenzarán las deliberaciones del jurado.

La Fiscalía y las acusaciones particulares en representación del hermano de la víctima, el Ayuntamiento de Bilbao y la Diputación de Bizkaia piden para el acusado una pena cercana a los 40 años por un delito de asesinato, maltrato habitual y abandono de menores. La defensa, por su parte, mantiene que se trata de un delito de homicidio, por el que pide 8 años de prisión.

Un inmigrante africano mata de 28 puñaladas al progre que lo acogió en su casa

• SÍGUENOS EN TELEGRAM

Mediterráneo Digital
Autor: Mediterráneo DigitalWebsite: https://www.mediterraneodigital.com/
Políticamente incorrecto. Información, noticias y actualidad. Desde 2010.

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.