Detenidos 7 egipcios por la brutal violación a una niña de 13 años

Nirvana

Hay seis personas en prisión por la agresión sexual que tuvo lugar la noche del 30 de enero en los aseos de Villa Bellini, el jardín público que da a la céntrica Via Etnea, en Catania (Italia). El lunes, el juez de menores había dictado prisión preventiva para tres. El relato de horror de la víctima y del novio que le acompañaba, al que golpearon y mantuvieron alejado en el momento de la violación, y las investigaciones posteriores, han permitido reconstruir un entramado de acusaciones que implican a siete chicos de nacionalidad egipcia. Dos habrían abusado de la chica, los otros habrían presenciado la violencia.

La chica estaba en compañía de su novio de 17 cuando un grupo de siete chicos se acercó y los atacó. A él lo golpearon e inmovilizaron, a ella la llevaron lejos, a los aseos de la zona verde, donde dos de ellos abusaron de ella, mientras los otros cinco miraban. Es un relato de horror entregado por los dos adolescentes a los Carabinieri y a los magistrados de las dos fiscalías, la ordinaria y la de menores, que investigan lo ocurrido la tarde del 30 de enero, hacia las 19.30 horas. Seis sospechosos han sido detenidos, mientras que un séptimo se encuentra en paradero desconocido: todos son egipcios y tres de ellos supuestamente no son mayores de edad.

Honey Girls Club

Al parecer, tras la violación, la chica se desplomó en el suelo, llorando de dolor y conmoción, con su novio al lado, que también lloraba. Fueron unos transeúntes que paseaban por la céntrica Via Etnea quienes se percataron de su presencia y les prestaron los primeros auxilios. Los soldados del Arma, que intervinieron en el lugar, recogieron el testimonio de la chica e iniciaron las investigaciones. Se han abierto dos investigaciones sobre el incidente y la Fiscalía del distrito, con el fiscal adjunto Sebastiano Ardita y la fiscal sustituta Anna Trinchillo, y la Fiscalía de menores, dirigida por la fiscal Carla Santocono, han dictado sendas órdenes de detención.

Los hechos han conmocionado a Italia. Giorgia Meloni ha prometido que se hará justicia.

Jóvenes 'normales'

Los responsables de los centros de acogida los describen como jóvenes "normales", con "un enfoque relacional sano", dicen, en contacto con sus familias de origen que abandonaron para buscar fortuna en Italia.

Llegaron a Sicilia entre noviembre de 2021 y marzo de 2023. Todos ellos habrían llegado a las costas de la isla siendo menores de edad, afrontando el viaje por mar en una barcaza. Al no poder ser deportados por no tener aún 18 años -la ley lo prohíbe-, acabaron en centros para menores extranjeros no acompañados.

Dos de los siete sospechosos cooperaron con los investigadores. Supuestamente no violaron a la víctima, pero sin duda presenciaron la violación y, como los demás, están acusados de violación en grupo. El primero en acceder, a petición del operador del centro al que había contado lo sucedido, a hablar con los carabinieri tiene 19 años. El centro de Catania es su primer hogar en Italia. Allí asiste a cursos de italiano y pronto empezará talleres de formación seguidos de aprendizaje, una puerta de entrada concreta al empleo. Generalmente, los chicos son enviados después a empresas de restauración, construcción o turismo. El permiso de residencia expedido a los menores había caducado y estaba a la espera de que se convirtiera en un permiso de estudio-trabajo. El tribunal ya había emitido un dictamen favorable. No hablaba muy bien italiano y su relato de la noche de la violación fue traducido a los investigadores por un mediador cultural.

The Play Clubs

La noche de los actos violentos estaba con él otro residente del centro. Había llegado a la comunidad hacía unos meses tras ser trasladado desde otro centro. Al haber alcanzado recientemente la mayoría de edad, su permiso de residencia había caducado y había recibido un nuevo documento, la llamada medida de integración de larga duración. Tras un periodo de formación, había empezado a trabajar en la construcción. "Lo sucedido nos conmocionó", dice la abogada Angela Pennisi, responsable del área jurídica de inmigración de la comunidad, "el chico mantiene el vínculo con su familia de origen, participaba en actividades parroquiales y en talleres de animación y fotografía... Es un joven que siempre ha mostrado ganas de comprometerse, dando buenas opiniones. Lo describiría como una persona dulce".

También él, al igual que su compatriota que vivía en el centro, optó por hablar con los Carabinieri. Unas horas más tarde, el amigo acudió al cuartel junto con un operario y contó su versión de los hechos. "Yo no la violé", habría dicho en un italiano entrecortado. En la reconstrucción de los investigadores, habría presenciado la violencia sin intervenir en defensa de la víctima. A diferencia de su amigo, que fue inmediatamente puesto bajo arresto domiciliario, él sigue en prisión.

Fuente original: El Mundo

Detenidos 10 magrebíes por la brutal violación de una niña de 14 años

Autor: El Mundo

Últimas noticias

stop abolicion 300x100