¡Bestial! Diez inmigrantes marroquíes dan una brutal paliza a dos guardias civiles en Peñíscola

♥ SÍGUENOS EN TELEGRAM

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se sienten “vendidos”. Y es que, los intentos del Gobierno por reformar la Ley 4/2015 de Seguridad Ciudadana no solo provoca una “inseguridad jurídica” sino que está generando una preocupante pérdida de respeto hacia los agentes que cada día se enfrentan a agresiones y amenazas en el desempeño de su trabajo.

Así ocurrió el pasado fin de semana cuando dos guardias civiles en prácticas fueron “acorralados” cuando se encontraban fuera de servicio, tomando algo en la discoteca Ébano de Peñíscola, después de haber sido reconocidos como miembros del Cuerpo.

En el interior de la discoteca, un grupo de cinco personas, de varias nacionalidades, predominantemente marroquíes, siendo conocidos delincuentes habituales de la zona, reconocieron a los guardias civiles y comenzaron a acosarles en el interior del local. “Os esperamos fuera”, fue la amenaza. Ante esto, los agentes decidieron no salir de la discoteca y esperar al cierre del mismo con la confianza de que se hubieran marchado, pero les estaban esperando. Fue entonces, al cierre del local cuando salieron y al grito de “¡aquí mandamos los árabes!”, recalcando que la Guardia Civil ahí no pintaba nada, comenzaron a agredir a los agentes.

Según publica La Razón, fueron hasta diez los detenidos como participantes de la agresión. Entre los agresores destacaba un dominicano, converso al islam, y federado en boxeo, que no solo se dedicó a proferir a los agentes numerosos golpes, sino que arengó al resto para que se sumaran a la agresión.

Incidente en Vinarós

Pero ese no es el único incidente vivido en la Comunidad Valenciana, en menos de siete días, contra guardias civiles.

El viernes, un grupo de menas –menores extranjeros no acompañados- fueron detenidos por la Guardia Civil, siendo, éstos, además, viejos conocidos por los agentes por sus continuas fechorías. En concreto, ese día recibieron un nuevo aviso: habían secuestrado a una joven a punta de navaja y se la habían llevado por los cajeros para atracarla.

Una vez que fueron detenidos y pasaron a disposición judicial, el juez ordenó que uno de los menas fuera trasladado al Centro de Menores de Vinaroz (Castellón). Fue entonces, cuando se procedió al ingreso de este menor extranjero no acompañado cuando comenzó a autolesionarse con un cuchillo parecido a los de mantequilla. Cuando los agentes intentaron reducirle, el menor lesionó a la guardia provocándole un corte en un dedo de la mano. Después, fue contra el otro agente a quien le clavó el cuchillo en el muslo de la pierna, aunque este no llegó a traspasar la carne al ser de punta roma.

La Guardia Civil, indefensa

El Ministerio del Interior se comprometió en septiembre a crear en la Policía Nacional y en la Guardia Civil grupos específicos para perseguir delitos de odio, en las unidades centrales y provinciales de información. Además, desarrollará herramientas para evaluar el riesgo de las víctimas. Pero, ¿y cuando el odio es contra la Guardia Civil? ¿Quién les protege?

¿Qué abarcan los delitos de odio?

A Cualquier infracción penal, incluyendo infracciones contra las personas o las propiedades, donde la víctima, el local o el objetivo de la infracción se elija por su, real o percibida, conexión, simpatía, filiación, apoyo o pertenencia a un grupo como los definidos en la parte B;

(B) Un grupo debe estar basado en una característica común de sus miembros, como su raza real o perceptiva, el origen nacional o étnico, el lenguaje, el color, la religión, el sexo, la edad, la discapacidad intelectual o física, la orientación sexual u otro factor similar.”

Los agentes ven cada vez más mermada su autoridad y, ante la amenaza de la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana, tratan de hacer un frente común y han lanzado un llamamiento a todas las organizaciones policiales y asociaciones profesionales para que se unan, con el único objetivo de proteger a los policías de “una reforma legal que agrava nuestra actual situación de indefensión”. “Se trata de una reforma que limitará la capacidad de actuación policial ante eventos de gran conflictividad social. Esta reforma impide cumplir con los deberes que impone nuestra Constitución, en especial la protección del libre ejercicio de los derechos y libertades y garantizar la seguridad ciudadana. La reforma de la Ley vigente compromete la seguridad, no sólo de los policías sino de toda la sociedad en su conjunto”, sentencian.

 La Guardia Civil denuncia que son el Cuerpo policial con peores condiciones de toda Europa

Mediterráneo Digital
Autor: Mediterráneo DigitalWebsite: https://www.mediterraneodigital.com/
Políticamente incorrecto. Información, noticias y actualidad. Desde 2010.

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.