53 años de prisión para un guardia civil por abusar de 11 niños

La Audiencia Provincial de Huesca ha condenado a 53 años de cárcel a un cabo de la Guardia Civil por abusos sexuales a menores cuando impartía clases extraescolares en dos colegios públicos de la localidad oscense de Barbastro. La Audiencia le ha condenado por nueve delitos de abusos y otros dos por abusos con prevalimiento a niños con edades comprendidas entre los seis y los 10 años.

Honey Girls Club

Considera probado que el acusado, Serafín E.C., de 50 años, cometió abusos sexuales continuados sobre nueve niños, por lo que establece una pena de cinco años y un día por cada menor. Además, le condena por un delito de abuso sexual con prevalimiento, ya que hacía valer su superioridad de profesor sobre otros dos, a penas de cuatro años por cada niño.

El tribunal considera que no hubo delito en el caso de otros menores hasta 16, pese a que todos los que participaron en la actividad extraescolar en dos cursos distintos, en 2018 y 2019, coincidían en su relato.

El ahora condenado fue detenido en 2019, cesado de su puesto de trabajo y retirada el arma reglamentaria e ingresó en prisión donde permaneció siete meses hasta que salió en libertad tras pagar una fianza de 6.000 euros.

Cuando se produjeron los hechos era jefe de Intervención de Armas en el puesto de la Guardia Civil de Monzón. Residía en Barbastro, estaba casado y es padre de dos hijos.

Además de impartir clases extraescolares de inglés en dos colegios, mantenía una intensa vida social, siendo colaborador con un club de baloncesto como monitor y también miembro de un club de atletismo.

También se encargaba de la captación de anunciantes para los equipos y promovía campañas solidarias y de promoción del baloncesto de base.

Las imágenes de un vídeo, recogidas por una cámara colocada por una profesora de uno de los centros, en donde se observaban los supuestos abusos, han sido determinantes para la condena. En el video se veían una serie de acciones que, en opinión de la Audiencia de Huesca, demuestran que hubo abusos sexuales.

El acusado, que en todo momento negó los hechos, indicó que lo que se veía en las imágenes era que es una persona "demasiado cariñosa".

En la sentencia, el tribunal señala que el acusado "abusó de los que tenía que educar, proteger y cuidar".

Una profesora sorprendió a Serafín E. C. en su clase con un niño sobre sus rodillas, reaccionando el ahora condenado de una forma extraña. Esta actitud alarmó a la docente, que decidió colocar por su cuenta una cámara de vídeo. Al ver las imágenes y comprobar el contenido sexual, lo puso en conocimiento de la Guardia Civil, que inició una investigación a partir de las denuncias realizadas por algunos padres.

La legalidad o no de la colocación de esta cámara fue la clave de la defensa, que esgrimía que "vulneraba el derecho del profesor y de los niños". Argumento que ha sido desestimado por la Audiencia al considerar que fue una actuación "proporcionada" y motivada por fundadas sospechas "sin vulnerar la intimidad de los niños".

Señala que se trata de una medida avalada por el Tribunal Supremo en caso de actuación de personas particulares, no así si fuera realizada por fuerzas de seguridad del Estado.

El fallo se puede recurrir ante el Tribunal Superior de Justicia de Aragón en el plazo de 10 días, si bien el abogado que ha defendido a buena parte de las víctimas, José María Orús, ha solicitado el ingreso en prisión del condenado ante la posibilidad de riesgo de fuga..

Condenados dos guardias civiles por liarla en un puticlub exigiendo sexo gratis

Mediterráneo Digital
Autor: Mediterráneo DigitalWebsite: https://www.mediterraneodigital.com/
Políticamente incorrecto. Información, noticias y actualidad. Desde 2010.

Los más leídos