El gay que denunció la agresión homófoba de 8 encapuchados reconoce que se lo inventó

♦ ¡Síguenos en Telegram!

Otra denuncia falsa. De las que según la izquierda no existen, o son el 0,00001%. El joven que denunció que un grupo de ocho encapuchados "de extrema derecha" le atacaron y le grabaron con una navaja la palabra 'maricón' en el culo se ha venido abajo con la presión policial y ha confesado que se lo inventó todo.

Ninguna cámara de seguridad grabó el grupo de ocho delincuentes, ningún testigo los vio y nadie en el edificio escuchó nada el domingo por la tarde cuando aseguró haber sido atacado. Según ha podido conocer MEDITERRÁNEO DIGITAL desde fuentes directas de la Brigada Provincial de Información, el joven ha reconocido finalmente que las marcas se las hicieron en una sesión de sadomasoquismo, que no existió tal agresión, y que era todo fruto de su imaginación. Se lo inventó todo para tapar una infidelidad.

8 encapuchados le escriben 'maricón' en el culo a un gay

8 encapuchados le tatúan la palabra 'maricón'

Según trascendió a los medios de comunicación nacionales, un chico de 20 años y nacionalidad española denunció el pasado domingo haber sufrido una brutal "agresión homófoba" cuando entraba en el portal de su casa en el barrio de Malasaña de Madrid. Afirmó haber sido atacado por un grupo de ocho encapuchados que le cortaron en uno de los labios y le bajaron los pantalones para marcarle en el glúteo la palabra maricón a navajazos. Durante el ataque la víctima fue vejada e insultada mientras en varias ocasiones los agresores le mencionaron la palabra anticristo.

La Policía Nacional se hizo cargo de la investigación del caso, que levantó rápidamente la polvareda y fue utilizada por los partidos como arma política.

Reflejaba el atestado que el pasado domingo a las 17.15 horas la víctima entraba en el portal de su casa. A la vez accedieron a la carrera varias personas que llevaban sudaderas e iban encapuchados y con mascarillas. En la denuncia relataba que comenzaron a decirle a la cara "asqueroso", "come mierda" y "maricón".

Uno de los agresores le hizo un corte en el labio inferior. Después le tumbaron en el suelo y le bajaron los pantalones para marcarle a navajazos la palabra 'maricón' en el culo mientras la seguían insultando. A continuación huyeron. El joven denunció los hechos la misma tarde del domingo. Lo que no se esperaba era la catarata mediáticay política que se le venía encima.

Polémica política

El portavoz nacional del PP y alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, tuvo que salir a la palestra para condenar públicamente la agresión y aseverar que consideraba "excesivo" indicar que Vox "podía estar detrás" de agresiones al colectivo LGTBI debido a sus "mensajes de odío", tal y ciomo señalaban desde la izquierda.

Así lo manifestó el regidor en una entrevista en la Cadena Ser, recogida por Europa Press, en la que afirmaba que "Madrid debe ser una ciudad libre de violencia homófoba, machista", y expresaba su compromiso "firme e inequívoco" del equipo de Gobierno para su erradicación.

La portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Mar Espinar, lanzaba un llamamiento a los madrileños, "sean de izquierdas o de derechas" a "decir hasta aquí" contra las agresiones a personas LGTBI.

"Los madrileños sabemos y debemos decir hasta aquí; debemos decir hasta aquí, seamos de izquierdas o de derechas", ha manifestado Espinar tras conoce esta "tristísima noticia". Para la socialista, "alguien ha abierto la jaula de las bestias, y es gente con tanto odio que necesita de una violencia extrema". "Esto es algo muy serio y grave; el segundo escalón del camino de la intolerancia".

Incluso se convocaron varias manifestaciones de repulsa en la Puerta del Sol de la capital.

Desde Unidas Podemos, la diputada Paloma García Villa criticaba que algunos digan que "por qué hay orgullo". "Luego que si somos unos ofendiditos, que si la diversidad y el brilli brilli son malas para la cuestión de clase, que si los chiringuitos, que si la visibilidad no, que cada quien en su casa. Idos a la mierda", escribía en las redes sociales.

Al final, todo ha quedado en un bluf. La enésima denuncia falsa. Como las de violencia de género, las de Juana Rivas o las de las feminazis de Infancia Libre. Un bulo. Una fake news de las que tanto les gustan a los progres. La izquierda y los ofenditos se siguen dando de bruces una y otra vez contra la cruda realidad. ¿Por qué su mundo ideal solo existe en las redes sociales? Maldito heteropatriarcado opresor.

Las feminazis Devermut, que dicen que las denuncias falsas no existen, grabadas inventándose una denuncia por acoso sexual

Mediterráneo Digital
Autor: Mediterráneo DigitalWebsite: https://www.mediterraneodigital.com/
Políticamente incorrecto. Información, noticias y actualidad. Desde 2010.

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.