Mister Navarra, condenado a 115 años de prisión por grabar desnudas a 129 modelos

♦ #StopCensura ¡Síguenos en Telegram!

Daniel L. O, de 36 años, las citaba a castings en su agencia Dana Models y las grababa sin que los supieran mientras se cambiaban de ropa. Pese a la abultada condena, no cumplirá más de 5 años en prisión.

Tiene en sus vitrinas el premio de belleza Mister Navarra, pero este lunes Daniel L. O., de 36 años, entraba en la Audiencia Provincial de Navarra para ser juzgado ostentando otro título mucho menos atractivo: el de ser la persona en la historia judicial de Navarra para la que la Fiscalía ha pedido una mayor pena de cárcel. Un total de 406 años por delitos de atentado contra la intimidad a 129 mujeres, de las que 48 eran menores de entre 13 y 17 años.

Antes de que se conocieran los hechos, la reputación de Daniel L. O. en el mundo de la moda era intachable. Nacido en 1984 en la localidad navarra de Noain, con sólo 20 años -en 2004-, ganó el certamen de Mister Navarra, título que le permitió participar al año siguiente en Míster España y comenzar a abrirse camino en el sector. Dos años después, en 2007, se convirtió en el organizador del concurso Miss y Mister Navarra, en el delegado del certamen nacional en la región.

Fue entonces cuando vio clara la oportunidad de negocio, según contó en una entrevista que concedió en abril de 2014 a la revista Vivir en Barañáin. En Navarra no había agencias de modelos por lo que las empresas que los precisaban tenían que buscarlos en Bilbao o San Sebastián. Decidió explotar el nicho y creó una junto con su pareja una agencia. La llamaron Dana Models Agency, por la combinación del nombre de ambos, y estuvieron tres años funcionando sólo vía online y telefónica hasta que en 2012 abrieron sede en la calle Olite de Pamplona. Compaginaba este trabajo con el arbitraje los fines de semana en partidos de fútbol de Tercera División.

Dana contrataba modelos femeninos y masculinos de todas las edades para pasarela, campañas publicitarias o para trabajar como azafatas en eventos. Mayoritariamente acudían a la sede chicas que buscaban iniciarse en el mundo de la moda. Daniel las retrataba vestidas sujetando un cartel con su nombre y luego, según refleja el escrito de acusación de la Fiscalía, les pedía que posaran en bañador.

A simple vista no había nada extraño en la solicitud. Él abandonaba la habitación y la chicas se quitaban la ropa y se ponían el traje de baño aparentemente en la intimidad. Salvo por la cámara que Daniel había dejado estratégicamente colocada en la estancia. "El acusado, con ánimo de obtener imágenes y vídeos de las jóvenes desnudas, dejaba la cámara sobre un trípode, enfocando a las chicas y en funcionamiento, grabándolas mientras se cambiaban de ropa, sin que ellas tuvieran conocimiento de dicha grabación ni hubieran consentido la misma. El acusado repetía el mismo procedimiento mientras ellas volvían a cambiarse de ropa, dejando la ropa de baño y poniéndose la suya propia", se lee en el escrito de la Fiscalía.

Daniel estuvo realizando esta práctica durante todo el año 2013 y el 2014, hasta que el 26 de febrero de 2015 cuando la Policía entró en el número 1 de la calle Julián Gayarre -dirección a la que la agencia había cambiado su sede- tras recibir la denuncia de una de las jóvenes.

En los registros del local y de los domicilios de Daniel L. O. se hallaron numerosos CDs, DVDs y pendrives y un disco duro con las imágenes de las jóvenes y adolescentes desnudas. La Policía no encontró ningún indicio de que el material hubiera sido distribuido de lo que se sobrentiende que las grabaciones y fotografías eran para su propio consumo.

Puesto que todas posaban junto a su nombre fue fácil identificarlas. Sumaban 142 pero 13 de ellas no quisieron denunciar, por lo que a juicio llegaron 129. La mayoría fueron grabadas sin su consetimiento, pero el escrito de acusación de la Fiscalía recoge también los casos de dos menores a las Daniel habría persuadido. "El 3 de febrero de 2015, la menor XXX, acudió a la Agencia donde el acusado, con ánimo de satisfacer sus deseos lúbricos y sabiendo que la menor tenía 15 años, le convenció para que posara desnuda, tomándole varias fotografías, prometiéndole que posteriormente las borraría sin hacerlo".

El juicio, previsto para este lunes en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Navarra no llegó a comenzar al llegar la defensa, la Fiscalía y los ocho abogados que presentaban a las 129 víctimas a un acuerdo antes de que se iniciara la sesión. Según recogía la agencia Efe, Daniel L. O. aceptó una pena de 115 años de prisión y una cifra cercana al millón de euros entre indemnizaciones y multas: 2.000 euros para cada una de las chicas mayores de edad -3.000 en el caso de dos por ser delito continuado- y 3.000 euros para las menores de edad -4.000 en el caso de las siete que sufrieron un delito continuado-.

Con todo, Daniel no cumplirá más de cinco años en prisión en virtud del artículo 76 del Código Penal que establece que, independientemente de la pena solicitada, no se podrá cumplir más del triple del mayor delito imputado.

Mister España mata a su padre a puñaladas


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.