Una inmigrante keniata se come los dedos de su compañera de piso

♥ SÍGUENOS EN TELEGRAM

Sevilla ha vivido un episodio de canibalismo nunca antes visto en la ciudad. Ritos ancestrales que nos traen para enriquecer nuestra cultura. Ya saben lo que dicen los progres: son sus costumbres y hay que respetarlas.

La Policía Nacional detuvo hace unos días a una inmigrante de Kenia que había arrancado a mordiscos dos dedos de la mano a su compañera de piso para, posteriormente, comérselos. Además, intentó también sacarle las tripas introduciéndole una piedra por el ano. La detenida, que hizo todo esto delante de su hija, de solo 6 años, está imputada por un delito de homicidio en grado de tentativa.

Este terrible episodio sucedió el pasado 18 de septiembre en la calle Virgen de Escardiel, sobre las seis de la mañana. Fue a esa hora cuando la Policía Nacional fue alertada por los vecinos de una brutal disputa en uno de los bloques de esta calle. Tras acercarse los agentes al lugar, entraron en la casa y se encontraron dos mujeres en el suelo, una encima de la otra, estando esta última gravemente herida.

La agresora tiene 45 años y es una inmigrante de origen keniata, mientras que la víctima tiene 48 años y nació en el Congo. Ambas eran compañeras de piso. Según Diario de Sevilla, que cita fuentes policiales, todo comenzó porque una le arrojó una botella de agua con sal a la otra.

Tras una disputa con acusaciones de brujería de por medio, la agresora dice que creyó que su compañera estaba poseída, motivo por el que empezó a agredir a la víctima. Primero le golpeó con una piedra en la cabeza y, posteriormente y tras un nuevo forcejeo, la acusada comenzó a arrancar los dedos de la mano de su compañera de piso a mordiscos para después comérselos.

Según el citado medio, tras comerse los dedos de su compañera, la inmigrante keniata, con el objetivo de sacarle un supuesto demonio de su interior, trató de extraerle las tripas introduciéndole una piedra por el ano. La víctima, afortunadamente, fue rápidamente atendida por los servicios sanitarios tras la llegada de los agentes a la casa y se recupera de la agresión.

Por su parte, la agresora fue ingresada en el área de psiquiatría de un centro hospitalario, de donde pasará a prisión una vez reciba el alta médica. De manera cautelar, el juez ya le ha retirado la tutela de su hija de seis años que, recuerden, presenció los hechos.

Un preso marroquí se come la oreja de un funcionario en Navalcarnero

Mediterráneo Digital
Autor: Mediterráneo DigitalWebsite: https://www.mediterraneodigital.com/
Políticamente incorrecto. Información, noticias y actualidad. Desde 2010.

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.