Detenido un matrimonio ecuatoriano por encerrar a sus hijos en el coche para irse a un botellón

La Policía Municipal detuvo el pasado domingo en el distrito del Puente de Vallecas a un hombre ecuatoriano de 32 años y a su mujer de 34 años acusados de abandonar a sus dos hijas, de cinco y dos años, dentro de su vehículo para acudir a un botellón. En el momento del arresto la madre estaba ebria. Su esposo fue detenido horas después cerca de su domicilio en Vallecas tras escapar del lugar, según precisaron desde la Policía Municipal.

Honey Girls Club

El caso es aún más grave debido a que una de las dos pequeñas se encontraba enferma y tras la intervención tuvo que ser trasladada a un Hospital Infantil de la capital, donde le diagnosticaron un problema pulmonar.

Los hechos se produjeron sobre las 02.00 horas de la madrugada del domingo. Los agentes de la Policía Municipal acudieron a un aviso por la presencia de un gran número de personas bebiendo en la confluencia de Esteban Carros con la calle de Padre Llanos, en el barrio del Pozo del Tío Raimundo, en el distrito de Puente de Vallecas.

En el transcurso de la intervención, los agentes municipales procedieron a seguir a una mujer que iba supuestamente ebria y que levantó las sospechas de los agentes cuando estaba cerca de un coche, un Ford Focus de color rojo. Los agentes se aproximan para solicitarle la documentación y evitar que pudiera conducirlo en tal estado y es cuando observan que en el interior del vehículo se encuentran dos niñas de muy corta edad, dormidas, las cuales no paran de toser.

En los asientos traseros y debajo de unas bolsas y un cartón estaban tumbadas dos niñas de dos y cinco años de edad. Los agentes preguntan a la mujer, llamada Jessica, que les dice que son sus hijas, que supuestamente estaban a cargo de su marido (que previamente había sido denunciado por consumo de alcohol en la vía pública cuando estos agentes intervinieron en el botellón), pero que ahora desconocía su paradero. Se sospecha que las pequeñas llevaban allí al menos dos horas, según las primeras pesquisas policiales.

La mujer explicó que su pareja había acudido horas antes al hospital con sus dos hijas, debido a que una de ellas tenía mucha fiebre. Añadió que tras salir del centro sanitario, su marido se dirigió al botellón y ambos estuvieron juntos. Dado el estado de la entrevistada, las condiciones meteorológicas adversas (mucho frío) y las malas condiciones en las que se encontraban las menores, los agentes actuantes solicitaron la asistencia del Samur.

Cuando los médicos municipales llegan comprobaron que una de las menores tenía 40º de fiebre y ambas niñas fueron trasladadas al hospital Niño Jesús. Además, fueron valoradas por el psicólogo de guardia, quien tras entrevistarse con las menores y con la madre allí presente, derivó las diligencias a los Servicios Sociales de forma urgente por riesgo de las menores, recomendando medidas de acogida, ya que, esto no era la primera vez que ocurría y llevaban en ayunas desde las 14:00 horas. Ambas menores ingresaron en el hospital Niño Jesús, una de ellas con un cuadro severo respiratorio.

Una vez en el hospital, se personaron agentes especializados de la Unidad de Apoyo y Protección a la Mujer, Menor y Mayor (UAPMMM), quienes en función del resultado de las pruebas toxicológicas de las menores y a requerimiento del propio hospital, trasladaron a las mismas al Centro de Acogida Isabel Clara Eugenia, ya que el propio pediatra indicó que no podía hacer entrega de las menores a su madre, debido a la situación de grave riesgo que suponía para ellas.

La madre de las menores fue detenida en ese mismo momento y agentes de Puente de Vallecas se dirigieron al domicilio familiar para poder detener al progenitor, siendo infructuoso en un primer momento, ya que éste no se encontraba en el mismo. A la mañana siguiente es cuando procedieron a su arresto, en el momento en el que esta persona se disponía a salir de su domicilio.

El abandono de un menor de edad o un incapaz por parte de la persona encargada de su guarda acarrea una pena de prisión de uno a dos años. Si el abandono es realizado por los padres, tutores o guardadores legales, se le puede imponer una pena de prisión de 18 meses a tres años.

Un ecuatoriano, a prisión por violar a su exnovia en un bar

Mediterráneo Digital
Autor: Mediterráneo DigitalWebsite: https://www.mediterraneodigital.com/
Políticamente incorrecto. Información, noticias y actualidad. Desde 2010.

Los más leídos