Cómo elegir los zapatos perfectos para el día de tu boda

El día de la boda es uno de los más importantes y especiales para cualquier mujer. Lucir perfecta, sentirse única, especial y a la moda son los principales objetivos. A este conjunto de factores es esencial añadir la comodidad.

images/banners/la-flamenca-de-borgona-toalla.jpg

A veces se comete el error de sacrificar la comodidad para lucir un diseño de vestido más ajustado y lo mismo suele suceder al elegir los zapatos de novia. Por suerte, cada vez son más las opciones que ofrece el mercado para obtener todo lo que necesitamos: moda, belleza, elegancia, distinción, originalidad y comodidad. Una de las mejores opciones es poder contar con Zapatos de novia personalizados para la ocasión.

Está claro que el atuendo para una novia debe elegirse con mucha antelación. No es casual que se hagan pruebas de peinado, de maquillaje, varias pruebas de vestido, las joyas que combinarán, etc. Pero, por supuesto, un elemento que no puede faltar y que también requiere de varias pruebas son los zapatos.

Estos deben complementar de manera especial todo el conjunto de la novia. Son ese detalle que puede atrapar las miradas más detallistas del evento y además, convertirse en un contraste único que llame la atención y se hable de ellos. Juegan un papel primordial y sin duda alguna, en estos últimos tiempos han tomado mucho protagonismo.

Por eso queremos ofrecer algunos consejos especiales para que los zapatos que acompañen tu fabuloso vestido, lo complementen a la perfección y además, puedas estar con ellos durante todo el evento y sentirte cómoda y radiante.

Elige el zapato ideal según tus necesidades

Las tendencias marcan el tiempo de la moda y por tal motivo, en el pasado han quedado los clásicos zapatos blancos como única opción para elegir. De hecho, actualmente hay libertad para escoger cualquier tipo de Zapatos de novia.

Hay que resaltar que así como se elige cada detalle del vestido de una novia, los zapatos también pueden pasar por ese mismo proceso. Lo único que hay que hacer es acudir a tiendas especializadas que se ocupen de cumplir cada uno de tus deseos en cuanto a modelo, forma, texturas, colores, adornos, apliques y mucho más. En todo caso, lo que más importa es que cada detalle que elijas tanto en tu vestido como en el calzado y demás accesorios es que todo se acople a tu personalidad y a la imagen que realmente quieres proyectar ese día.

images/banners/la-flamenca-de-borgona-banador-espana.jpg

Evalúa el tipo de zapato con el lugar donde celebrarás la boda

Las decisiones que tome la novia tienen que ir en conjunto y bien coordinadas. Con esto nos referimos a que se debe escoger atuendo, tipo de celebración, lugar, catering, etc., de acuerdo a la fecha fijada. Por ejemplo, no será lo mismo organizar una boda en temporada de otoño o invierno que una en primavera o verano.

Si el lugar elegido para la celebración es en interiores o exteriores, esto podrá marcar la pauta para la selección del modelo de vestido y por supuesto, el tipo de calzado. Si la boda es al aire libre y en época de verano podrás elegir unas fabulosas y cómodas sandalias.

Al contrario, si eliges casarte durante el invierno, los aliados perfectos serán unos zapatos estilo botín que también son espectaculares. Lo cierto es que el margen de selección es tan amplio que, incluso, no es obligatorio usar un tacón demasiado alto, si no estás acostumbrada a ellos.

images/banners/juntos-por-espana.jpg

Elige el modelo y tejido adecuado para complementar tu vestido

Aunque parezca que los zapatos no se ven por el largo del vestido, te equivocas. Hoy en día es un complemento con el que muchas novias quieren sorprender. Así que hay mucho para elegir y decidir.

La decisión más acertada será la que más te guste a ti, porque eres la protagonista: zapatos de colores, botines, cuñas, de piel, tejidos de satén, crepe, terciopelo, charol o encaje, son tan solo algunas de las alternativas.

Andrea Siri
Autor: Andrea Siri
Nacida en Barcelona en mayo de 1988. Periodista. Tengo ADN MEDITERRÁNEO DIGITAL. Políticamente incorrecta.