Última actualizaciónLun, 01 Jun 2020 12am

Mediterráneo Digital | Sociedad

Las feministas inventan la nueva 'violación inversa'

violacion-inversa

Ya hemos visto de todo. Las redes sociales y el feminismo radical tienen algo en común: nunca sabes si la última de sus propuestas es real o se trata simplemente de un nuevo fake. Difícil distinguir realidad y ficción cuando la segunda suele superar, con creces, a la primera. Desde calendarios con nombres de mujer (enera, febrera, marza) hasta prohibir ordeñar a las vacas "como símbolo de opresión del heteropatriarcado".

Animalistas piden que se prohíba ordeñar a las vacas: 'Nadie piensa en ellas como madres'

Cuando reinventar las reglas del español ya no es suficiente, nos llega la última de las ocurrencias de estas adalides del progresismo del siglo XXI. La nueva "violación inversa".

Y atención porque la definición no tiene desperdicio.

"Violación inversa es rechazar tener relaciones con una mujer porque su cuerpo no cumple cánones estéticos. Es otra forma de acoso machista".

Es decir, hablando en términos menos eufemísticos y muchísimo más terrenales: si una mujer quiere sexo, tienes que acostarte con ella. Sí o sí. Sea como sea y en cualquier circunstancia. Si el hombre rechaza a su concubina porque no le apetece, no le atrae o simple y llánamente porque no le gusta, es un maldito machista enervado por el heteropatriarcado y el machismo cultural. Y punto.

Así que ya sabéis, hombres del mundo. Cuando una mujer quiera acostarse con vosotros (cosa que a muchos, no nos engañemos, os suele ocurrir solo en contadísimas ocasiones), tenéis que aceptar. Aunque sea un auténtico orco o la prima segunda de Chewbacca ¿Qué es eso de poder decidir con quién tenemos relaciones sexuales? Eso ya no se lleva. Eso es machismo del malo.

Pero... ¿qué pasaría si pasara al revés? Si a los hombres se les ocurriera la absoluta barbaridad de proclamar a los cuatro vientos que las mujeres tienen que meterse en la cama con ellos sí o sí, aunque no les parezcan atractivos o sean un atajo de babosos. ¿Hablaríamos aquí de violación a la inversa... o simplemente de violación a secas?

Cuidado con estas peligrosas perversiones del lenguaje, tan de moda entre los defensores a ultranza del "todos y todas". Cualquier día, nos podemos llevar un disgusto a medianoche. Y esta vez, no vamos a poder echarle la culpa al alcohol.

La RAE se harta y pone fin al 'todos y todas', 'ciudadanos y ciudadanas'

 


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.