Mediterráneo Digital | Sociedad

Carta de los lectores de MEDITERRÁNEO DIGITAL a la Fundación Secretariado Gitano

fundacion secretariado gitano

Carta a la Fundación Secretariado Gitano.

Estimados compatriotas,

No escribo a nombre de MEDITERRÁNEO DIGITAL, lo hago en mi nombre. Soy Roberto Pedreiturria y tengo dos amigos gitanos a los que quiero y respeto. Si esto no fuera suficiente para demostrar que no poseo antipatías étnicas, permítame decirles que he colaborado con asociaciones similares a la de ustedes en otros países de este continente.

Lo que ustedes plantean bajo la bandera de la “no discriminación” es una falacia, que nos hace daño a todos, incluyendo a los gitanos. Permítanme explicarles este punto de vista.

Carta a la Fundación Secretariado Gitano [PDF]

Lo primero que salta a la vista es el victimismo, el cual es una moda muy recurrente en nuestros días, sobre todo desde posiciones ideológicas muy diferentes. Yo no le tengo lástima a los gitanos. Mis dos amigos, que mencione en un inicio, son personas de éxito en la vida. Uno de ellos es ingeniero en comunicaciones y el otro es médico. Está demás decirle que a ambos les va extraordinariamente bien. El problema de muchos gitanos y otras etnias es el aislamiento. ¿Por que existen barrios gitanos? Incluso, extendiendo la pregunta. ¿Por qué existen barrios musulmanes, o de otras etnias? 

Seguramente usted estará tentado a responderme: «porque prefieren estar unidos para preservar su cultura». ¿Pero sabe una cosa?, usted sabría que miente, aunque nunca lo confesará. Los Gitanos llevan entre nosotros siglos, no llegaron ayer, y aun así no han sido adsorbidos por la sociedad. Eso, por muy cultural que le parezca, es negativo. La cacareada integración no funciona si solo se le exige a un único lado, con preceptos de igualdad de oportunidades, también se necesita voluntad e intención desde la otra parte. Ustedes son los primeros que diferencian a los gitanos del resto de la población ensalzando particularidades culturales que a fin de cuentas también ya son españolas.

He escuchado repetidas veces eso de “el orgullo de ser gitano”. ¿Qué orgullo? El único orgullo válido es el de ser español, y en última instancia el de ser una buena persona, haber hecho algo importante, o cualquier logro personal que sea digno de elogiar. Orgullo de una etnia, ¿por qué? No consideraría usted ofensivo que yo dijera que estoy orgulloso de ser blanco o tal vez, de ser descendiente de alguna estirpe de cualquier tipo? Seguramente la respuesta sería si, que le molesta. Lo justificarían con el minimalismo de las polarizaciones, aludiendo que unos están justificados por ser victimas históricas y los otros no por ser victimarios perpetuos. Es absurdo vivir de la historia. Es como si me acusaran a mi hoy, de tener un antepasado que hace 200 años tuvo esclavos. Yo no los tengo ni los deseo, ¿a que vendría una afirmación así? A eso, a vivir de la historia y a la renuncia irracional de aprender de ella.

Entérense de una vez, por favor. Lo único que dignifica a un ser humano son sus acciones y sus resultados, no su etnia y(o) procedencia. 

Si los hechos no hubieran sucedido en un barrio gitano y los delincuentes no hubieran contado con la solidaridad, de lo que para ustedes es tan importante, la etnia, estaría demás mencionarlo. En serio, no tendría sentido, pero lo que ha hecho relevante la noticia es precisamente eso, la etnia apoyando a la etnia. Exactamente lo que ustedes están haciendo. No vi en su mensaje ninguna muestra de afección por los policías atacados, los que estaban cumpliendo con su deber laboral y social, las verdaderas víctimas. Están llevando, como todas las ONGs oportunistas y con ánimos de dividir a la sociedad, a los gitanos a un camino sin salida; el de creerse diferentes y víctimas eternas.

Mire usted. Si son gitanos, son gitanos, si son marroquíes, son marroquíes, si son ciudadanos comunes (como deberían ser todos), son ciudadanos comunes.

Las diferenciaciones las perpetúan ustedes y si no las eliminan, seguirán siendo una etnia que habrá que identificar como información básica e importante para todos los ciudadanos.

Los datos de criminalidad, por sexo, etnia, edad y tipo de delito, deberían ser de dominio público, porque es de interés social, incluso para los mismos gitanos. Lo que fomenta el morbo alrededor de los datos de la criminalidad es precisamente la intención de ocultarlos, bajo la dudosa premisa de que sirven para fomentar el odio. Estamos pisándole los talones a la primera quinta parte del siglo del XXI y los ciudadanos, al menos eso es lo que uno espera, saben pensar, y no necesitan que nadie lo haga por ellos.

Véanlo como un ejercicio de lógica. Digamos que unos vecinos saben que un norafricano robó en varias casas de un vecindario cualquiera. Si la prensa oculta ese dato, lo primero que va a suceder es que las víctimas se molestarán por ocultar la información y lo expresarán de una manera mucho más inconveniente, porque además informarán que se dato fue encubierto. Estamos en la época de las redes sociales, nada detiene a la información. En cambio, si una hipotética “sociedad por los norafricanos”, se solidariza con las víctimas, el mensaje es diferente. Estarían diciendo que la comunidad no está con el delincuente, que no le apoya, y que se solidariza con las personas afectadas.

No les entiendo, siempre hacen justamente lo contrario, por lo que tiendo a sospechar que buscan el enfrentamiento, y créanme, ese juego es muy peligroso

Deberíamos estar unidos en un único pueblo, el español. Les hemos robado con felonía amorosa, la música y las fiestas, la alegría y el sabor. Ustedes ya no son gitanos, son españoles. ¿Por qué insistir en ello? Mi única etnia es la humana y mi orgullo está en mi condición de ser español y de haber hecho buenas  acciones a lo largo de mi vida. Lo demás, permítanme decirles, es autodestructivo.

RPI.

[El caso de Sara Giménez, el fichaje de Ciudadanos de una etnia que no podemos decir]

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.