Última actualizaciónSáb, 06 Jun 2020 2pm

Mediterráneo Digital | Sociedad

Así salvó el PP de Rajoy al Grupo Prisa y a La Sexta de la desaparición

 rajoy-la-sexta

Ya es bien verdad aquello de que la política hace extraños compañeros de cama. Y es que hay una dimensión inesperada de inimaginables consecuencias en el enorme error del PP y Soraya Sáenz de Santamaría al amparar la operación de salvamento del Grupo Prisa. La sociedad estaba al borde de la extinción hace apenas cinco años: una deuda de 3.132,54 millones de euros a 30 de septiembre de 2012, para ser exactos.

Que el Grupo Prisa echara el cierre por autoaniquilación habría sido el sueño dorado de la derecha española. Pero, claro, es que el PP de Rajoy y Soraya no es exactamente la derecha española, sino una versión Louis Vuitton, carpetovetónica y pija del Partido Demócrata norteamericano. Y así el PP, en vez de dejar que el mercado se comiera a Prisa, decidió mover cielo y tierra para darle aire. Como mandan los cánones de la socialdemocracia.

Increíble, pero cierto. ¿Cómo salvó Rajoy a El País? Sugiriendo a "lo más granado del establishment nacional" –son palabras del periodista Daniel Toledo– una inversión masiva. Telefónica, Santander y La Caixa entraban en el accionariado del periódico "cambiando 334 millones de deuda por capital". A cambio, la Banca tendrá el 20% de la editorial referencia de la izquierda española. Interesante, ¿eh? Telefónica, a su vez, tendrá un 7% materializado en 100 millones de euros en bonos.

Esto quiere decir, en plata, que si El País sobrevive es porque el Gobierno de Rajoy ha querido. De lo cual se están acordando ahora, como es natural, todos aquellos que ven cómo El País ha saltado a la yugular del Gobierno en particular y del PP en general con los apócrifos barcenianos y las filtraciones de la Gürtel. Cría cuervos...

El Gobierno del PP ya salvó a La Sexta de Jaume Roures de la quiebra

¿Y cómo se le ha ocurrido al PP?, se preguntan los críticos dentro del partido. Por lo mismo que al Gobierno se le ocurrió redimir a Roures, el otro gran enemigo mediático de la derecha. El procedimiento: amparar la absorción de La Sexta por Antena 3. Porque el grupo de RouresLa Sexta como Público– estaba literalmente desahuciado en términos económicos cuando Mediapro recibió la propuesta de matrimonio de Lara-Planeta-La Razón-Antena 3.

La fusión iba a instaurar de hecho un duopolio abusivo en el mercado de la televisión, y la Comisión Nacional de la Competencia vetó el enlace. Pero el Gobierno contravino al órgano regulador y en una cacicada que aún nadie –en el Gobierno– ha explicado resolvió dar vía libre a la operación. Y ahí está ahora La Sexta, redimida gracias a la elevada inteligencia estratégica del Gobierno Rajoy, como principal brazo armado de la izquierda mediática de nuestro país.

En política, al enemigo, ni agua: o se le pone debajo de la bota o, alternativamente, se compra su voluntad. Pero el sorayismo ve las cosas de otra manera: el sorayismo, que está muy incómodo dentro de la etiqueta "derecha", cree que la izquierda le perdonará la vida si la agasaja convenientemente. Se ve que a Soraya, Moragas y demás talentos de gabinete, dada su juventud, nadie les contó nunca la fábula del tipo que encuentra en la nieve una víbora medio muerta de frío; compasivo, el tipo acoge a la víbora en su regazo, la mete en su pecho para darle calor, la víbora revive y, ¡zas!, lo muerde y lo mata. Pues igual.

Mariano Rajoy: 'Mi mayor error fue salvar a La Sexta'

A finales de 2015, El Confidencial Digital publicaba, en exclusiva, una confesión off the record del propio  presidente del Gobierno, inmerso entonces en plena campaña electoral. "Mi mayor error ha sido salvar La Sexta", reconoció ante la sorpresa de todos los presentes.

Mariano Rajoy se mostró arrepentido por haber rebajado las condiciones que inicialmente impuso Competencia para que Antena 3 pudiera adquirir La Sexta en el verano de 2012, justo seis meses después de la victoria del PP por mayoría absoluta en las elecciones generales.

Reconoció amargamente que ha sido la decisión más equivocada de su carrera política. Rajoy no se quedó ahí, sino que, según cuenta un testigo, fue todavía un paso más allá para añadir: "Si mi Gobierno no hubiera autorizado la fusión, La Sexta ahora mismo no existiría. Estaría quebrada". O el líder del PP es muy ingenuo y tiene muchos complejos, o directamente no se entera de nada. Y no sabemos cual de las dos opciones es ya más peligrosa para España.

 


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.