¿Tarde para ser madre?

¡Síguenos en Telegram!

El retraso de la maternidad es una realidad que sigue estando a la orden del día. Cada vez son más las mujeres que deciden tener hijos después de los 35 años, sufriendo el riesgo de no poder quedar embarazada de forma natural.

Con el pasar de los años, la edad media de las madres españolas ha ido incrementado progresivamente. En 1980, la edad media era de 28,2 años, mientras que en el 2014 ya alcanzaba una edad de 32,2 años. 

En la actualidad, se estima que el 33% de los bebés nacidos en España provienen de madres mayores de 35 años. Según nos explican desde la clínica de fertilidad CREA Valencia, este retraso en la maternidad suele producirse debido a la errónea creencia de que siempre conservaran la misma reserva ovárica. 

Pero esto no ocurre así. Conforme pasan los años, la tasa de embarazo disminuye y, con ello, las probabilidades de poder concebir naturalmente a un bebé. 

Con tan solo 25 años, las probabilidades de conseguir un embarazo son de un 25% por cada ciclo. Al cabo de 35 años, las probabilidades han disminuido a un 12% y con 40 años las posibilidades se reducen a un limitado 5%. 

Mujeres que se quedan por el camino

Aunque muchas mujeres logran concebir un hijo luego de los 35 años, también existen una gran cantidad de casos de mujeres que no logran cumplir su sueño de ser madre. 

Esto ha empujado a cientos de parejas a someterse a tratamientos de fertilidad para aumentar las probabilidades de conseguir un hijo. Se estima que el 3,2% de los niños nacidos en España han sido obtenidos mediante procesos de fertilidad. 

Si bien es cierto que las técnicas de fertilidad pueden ser un gran alivio para muchas parejas, no funcionan para todo el mundo. De acuerdo a estadísticas, en el año 2018 un total de 27.780 pacientes se sometieron al tratamiento de fecundación in vitro. De esta población específica, el 10% no logró conseguir resultados favorables en el tratamiento. 

Mujeres que lo han intentado todo 

Para muchísimas mujeres, ser madre es un sueño que quieren hacer realidad y, por ello, intentan de todo para lograrlo. La matrona Sonia Hernández es una de esas mujeres que lo han intentado todo para cumplir su sueño de ser madre. 

Sonia comenzó a sus 38 años el proceso para tener un bebé de manera natural. Sin embargo, el camino fue mucho más largo y doloroso de lo que esperaba: en seis años tuvo 2 embarazos naturales, 3 inseminaciones, 2 fecundaciones con ovocitos, 4 abortos y un intento fallido en el proceso para adoptar a un niño. 

Después de un proceso tan largo, la ginecóloga de Sonia volvió a realizarle un estudio de fertilidad y notó que tenía útero arcuato. Aun así, la matrona nunca sabrá cual fue la verdadera razón de sus abortos y las dificultades para tener un bebé. 

Sonia explica que en su profesión como matrona siempre disfruta del milagro de ver nacer a un bebé, pero la hace sentir triste saber que ese tren ya pasó para ella. Ahora, Gloria solo intenta ver el lado positivo de no haber tenido hijos y, en su lugar, intenta ser la mejor tía del mundo. 

Una situación dolorosa 

Al igual que sucede con Sonia, existen muchísimas mujeres que atraviesan la dolorosa situación de no poder concebir un bebé debido a la edad. Una arquitecta catalana que llamaremos Paula, cuenta cómo intentó tener un hijo a los 37 años mediante un tratamiento de fertilidad y falló en el intento. Ella explica el sufrimiento que cada intento fallido le causó a ella y su pareja, por lo que se ha resignado a ser feliz de otra manera. 

Y así existen muchísimos más casos de mujeres que se han enfrentado a las consecuencias del retraso de la maternidad. Aunque muchas mujeres han tenido la fortuna de poder concebir un hijo mediante el avance de las técnicas de fertilidad, existen algunas más que han tenido que resignarse a que ya es demasiado tarde para ser madre.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.