Última actualizaciónLun, 06 Jul 2020 4pm

Mediterráneo Digital | Sociedad

Una marroquí y su hija okupan la casa de una anciana de 87 años y la echan a la calle

ancianos lloran

María Ángeles es una anciana de tiene 87 años y está ingresada en un residencia tras sufrir un ictus. Esta Navidad no podrá regresar a su casa del barrio madrileño del Pilar junto a su hija, afectada de síndrome de Down y residente ahora en un centro especializado. Desde el viernes 15 de noviembre su domicilio está okupado por una mujer magrebí y su hija. No sólo le han robado su vivienda. También le han quitado las joyas, el dinero (unos 2.500 euros) y los múltiples recuerdos que tenía en la casa. Lo publica el diario El Mundo.

Sus hijos ahora luchan contra reloj para recuperar la vivienda, situada en el número 10 de la plaza de Padrón, en el distrito de Fuencarral y muy cerca del centro comercial La Vaguada. «Nuestra madre no sabe nada y nos han dicho que para su recuperación es bueno que vuelva a su piso», señaló su hijo Jesús. Pero conseguirlo será lento, no antes de siete meses, según su abogada, pese a que han acudido a la comisaría de Policía y a los juzgados para denunciar el caso en la vía penal y civil.

Desokupa recupera la casa de la abuelita de 98 años y el marroquí huye como una rata

El caso de esta okupación es aún más insólito, puesto que la familia pudo acreditar que la okupa les había robado y que incluso fue detenida por la Policía. Pero fue puesta en libertad al justificar que tenía una hija que dependía de ella.

Aún más sorprendente es que la usurpadora lograse un contrato con una nueva compañía eléctrica para conservar la luz, tras anular el anterior los hijos de María Ángeles a los pocos días de la okupación.

Un matrimonio de ancianos se queda en la calle por unos okupas

Jesús, hijo de María Ángeles, aseguró que lleva tres semanas sin poder dormir. «Yo no entiendo un país donde te pueden robar tu piso y quitártelo todo y no pasa nada. Encima nos ha dicho la Policía que no podemos tocar la cerradura y que si lo hago me detienen a mí. ¿Dónde están los derechos de mi madre?», se pregunta con rabia.

Una familia de gitanos okupa una finca y además denuncia al dueño por cortarles la luz

El último día que María Ángeles fue a su casa fue el 10 de noviembre. «La fuimos a buscar a la residencia, la llevamos a votar y luego pasamos por casa para recoger cosas que necesitaba y dinero. El día 15, mi hermana fue a la casa a por otras pertenencias y no pudo abrir. Avisó al cerrajero del seguro y le dijo que le habían cambiado el bombín. Escucharon algo dentro y vieron que había gente», cuenta Jesús. Su hermana decidió llamar a la Policía. Los agentes, según cuentan los implicados, les dijeron que no podían hacer nada. «Me quedé perplejo porque me dijeron que lo que tenía que hacer era negociar. Al día siguiente entramos a la casa acompañados por la Policía para recoger las pertenencias de mi madre y al entrar vimos que no estaban ni el dinero ni las joyas. Denunciamos el robo en comisaría y la Policía detuvo a la okupa, pero no sirvió de nada, ya que argumentaron que tenía una hija dependiente».

Las propietarias de un piso de Madrid, denunciadas por sus okupas marroquís

Los familiares sospechan que okuparon la casa a instancias de un vecino del bloque, también magrebí, al ver que María Ángeles no volvía a casa.

Dos marroquíes y un guineano agreden a una anciana para okupar su casa en Calella


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.