La vida en el siglo XXI

manos-globo-terraqueo

Más allá de lo que se imaginaba en novelas y películas, el siglo XXI nos ha traído muchos avances. Aunque casi no nos demos cuenta.

La primera vez que se le ocurrió a alguien escribir sobre naves espaciales, teléfonos sin cables y comunicaciones cara a cara desde un lugar del mundo al otro, se creía que era algo imposible. Luego, a medida que la tecnología se fue encargando de hacer algunas cosas, surgieron muchas más ideas acerca de lo que sería el futuro. Un futuro que casi siempre tenía una fecha: el siglo XXI. Un siglo en el que parecía que todos podríamos volar, llevaríamos ropa metálica y habríamos contactado con seres de otros planetas.

Todavía no ha terminado el siglo, así que es pronto para asegurar que alguna de estas cosas no se pueda hacer realidad. Sin embargo, hay cosas que sí indican que estamos en ese futuro del que hablaban las novelas y el cine. Aunque son tan cotidianas que ni nos hemos dado cuenta.

Vigilancia en las calles

Para algunos esto supone una molestia, aunque hay quienes piensan que una pequeña pérdida de la privacidad debido a la instalación cámaras de seguridad en las calles y los alrededores de ciertos edificios es un precio que están dispuestos a pagar si con ello pasean más seguros. De hecho, hay muchas más cámaras de las que solemos encontrar a simple vista, y en algunos interiores también es común la instalación de cámaras de videovigilancia. Incluso en viviendas particulares se usan como parte del sistema de seguridad con el que se protege a la familia, que ha llevado a que la instalación cámaras de vigilancia La linea de la concepción sea cotidiano. Ya en las películas de mediados del siglo XX se mostraban ciudades en las que se tenía controlado todo de este modo, así como la instalación de CTTV en espacios de alta seguridad.

Comunicaciones sin cables

Si el teléfono supuso toda una revolución a la hora de comunicarnos, los móviles le dieron una vuelta de tuerca a esta. Y los smartphones han ido aún más allá, porque no solo nos permiten hablar sino que también nos escribimos y nos vemos cara a cara, aunque estemos muy alejados.

El uso del celular se ha convertido en una parte esencial de nuestra vida. Y en ComoLiberar.online además podemos cambiar de operador de telefonía sin necesidad de cambiar de terminal. Algo que también es habitual en el siglo XXI, aunque impensable cuando se empezó a hablar de poder comunicarnos sin depender de un cable.

Internet, el mundo virtual donde transcurre la vida

Es verdad que no hemos contactado con seres de otros planetas, aunque sí que hemos conquistado otros mundo. En concreto el ciberespacio, que hoy compite en importancia con el mundo real, ya que muchas cosas que antes se hacían de una forma han cambiado por completo debido al uso de Internet.

Hoy lo vemos muy normal, pero si hace 20 o 30 años hubiéramos dicho a alguien que para comprar o trabajar no haría falta salir de casa, puede que al menos pensara que habíamos perdido la cabeza. Ahora estamos acostumbrados a encender el ordenador y hacer muchas cosas, así como buscar algo usando el navegador de Internet. Y podemos decir que seguimos evolucionando, porque incluso podemos hacer varias cosas a la vez, como buscar algo online mientras consultamos nuestro correo, tal y como lo demuestra la integración de Bing con Hotmail.

Y la lista continúa, porque se tienen citas, se crean contactos comerciales y muchas otras cosas usando como entorno este mundo, que tiene poco que ver con el espacio físico en el que está nuestro cuerpo.

Toda la información que necesitamos, en un bolsillo

Las primeras computadoras eran tan grandes que ocupaban habitaciones enteras. Y la información se introducía mediante unas fichas de cartón perforadas. Aunque se consideraba todo un avance para la humanidad. Hoy, hasta un niño puede tener un equipo miles de veces más potente que esos equipos que parecen de otro siglo. Y que en realidad lo son. Y con la información ocurre lo mismo, porque algo del tamaño de un dedo como los usb personalizados podemos almacenar tanta información que es abrumadora si lo pensamos bien.

Pero lo más curioso de todo es que esto son solo pequeños ejemplos de cómo vivimos en el siglo XXI. Si alguien que hubiera escrito acerca de ello en el pasado pudiera verlo, posiblemente no se lo creería.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.