Mediterráneo Digital | Sociedad

La señora de Iglesias llama a 'la revolución de las mujeres contra el fascismo' desde su chalet de Galapagar

irene montero

"En nombre de Unidos Podemos, alerta antifascista. Quiero hacer un llamamiento al movimiento feminista, a las organizaciones de trabajadores, a las plataformas de afectados por la hipoteca, al movimiento estudiantil, a los colecitvos LGTBI, a las organizaciones de pensionistas, toca movilizarse para defender las libertades, para defender la justicia social y la democracia".

Así comenzó Pablo Iglesias su comparecencia pasadas las 23.00 horas y desde Madrid para explicar el descalabro comunista en Andalucía. Con Alberto Garzón a su espalda, la escena parecía el funeral de Carrillo. No sabemos si estaban haciendo un análisis de las elecciones al Parlamento andaluz o un llamamiento a tomar las calles y volver a montar Las Checas, como en el año 36.

El líder de Podemos no quiso hacer ningún análisis ni respondió a las preguntas de los periodistas sobre el porqué de su humillante derrota. Pero la caída ha sido estrepitosa: 300.000 votos menos, 5,5 puntos menos, y tres escaños menos. Justo en el momento en el que Iglesias presumía de que Podemos estaba "en el momento de mayor influencia de poder de su historia". Van en caída libre: y lo mejor es que lo saben.

El dirigente neocomunista empezó su discurso hablando de una "alerta antifascista", y llamó a "movilizarse a los ciudadanos para defender las libertades, la justicia social y la democracia frente a los postfranquistas sin complejos". Y aunque insistió en que sus formaciones no tienen "ningún miedo a la extrema derecha", y que van a "presentar compromiso y antifascismo militante", tanto él como Garzón centraron todo su discurso en hablar de VOX, "enemigo de las conquistas sociales y que justifica la violencia contra las mujeres".

Y allí apareció su señora, la portavoza Irene Montero, a través de Twitter, imaginamos que desde su lujoso chalet de 600.000 euros en Galapagar.

"Alerta mujeres, pensionistas, trabajador@s. O les paramos los pies, o dividirán nuestros barrios, harán que nos odiemos entre vecinos y que los poderosos sigan intocables. Paremos los pies al machismo, al odio, al fascismo. Toca moverse para frenarles en España".

Para Iglesias, "la España feminista republicana, trabajadora y democrática debe defender las libertades". Es más, cerró con efectismo su alocución apropiándose el lema de la Revolución Francesa, reivindicando "libertad, igualdad y fraternidad". Ya no citan ni a Marx. Ni siquiera su amado Comandante Hugo Chávez.

"Quieren frenar la revolución de las mujeres con una vuelta a la oscuridad más reaccionaria. No podemos quedarnos paradas. Toca ser más, multiplicar lo común, más derechos y más libertades. Toca más revolución de las mujeres".

Vaya. Y os aseguramos que habla con pleno conocimiento de causa. Irene pasó de ser una simple estudiante universitaria, ya bien entrada en la veintena, con un curriculum inexistente o más bien escaso (según la web oficial del Congreso figuran 8 meses cotizados en toda su vida laboral) a convertirse en portavoza en el Congreso, diputada y a ganar más de 9.000 euros al mes compartiendo lecho en su lujoso  chaletazo de Galapagar. Hacedle caso que de otra cosa no, pero de la revolución de las mujeres, ella sabe un rato. 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.