La Vall d'Uixó: las cuevas de San José, el río subterráneo más largo de Europa está en España


Vall de Uxó cuevas San José, Vall d'Uixó coves de Sant Josep

♦ #StopCensura ¡Síguenos en Telegram!

Para visitar el río subterráneo navegable más largo de Europa no es necesario viajar muy lejos. Es más, se encuentra en España. En concreto, en el término municipal de Vall d´Uixó (Castellón) en el paraje de San José de la Sierra de Espadán. Las cuevas de San José forman un recorrido de casi 3 kilómetros de largo que han sido declaradas Bien de Interés Cultural y Patrimonio Mundial de la UNESCO. Los yacimientos están adaptados a las visitas e incluso han adoptado nuevas medidas de seguridad para evitar los contagios de coronavirus. Una excursión que ofrece paseo en barca, kayak e incluso conciertos acústicos en el interior de las cuevas.

Las cuevas de San José están compuestas por el Estanque Azul y por sucesivas galerías. Se encuentran a tan solo 20 minutos de la playa. Se formó debido a una surgencia activa desarrollada en calizas durante el período del Triásico medio. Han sido habitadas por el ser humano desde hace 17.000 años aproximadamente. Esto lo demuestran las pinturas rupestres que datan del periodo Magdaleniense y los grabados en la roca. Los primeros habitantes de las cuevas son de origen íbero y posteriormente pasaron por ellas también los romanos. Las diferentes culturas han dejado sus legados. Entre ellos, una lápida encontrada dedicada a Ciao Cneo Craso, el hijo del cónsul romano Marco Licinio Craso.

A pesar de desconocerse el origen del río y el final de la cavidad, hasta la fecha se ha descubierto que el río subterráneo transcurre por el interior de la montaña a lo largo de 2.750 metros. De estos, 800 metros son navegables y 255 metros se atraviesan a pie. Con el transcurso del siglo XX se ha ampliado la ruta mediante expediciones, pero todavía son inaccesibles 2 kilómetros. Se puede disfrutar del recorrido mediante un paseo en barca o con kayak. La actividad Espeleokayak combina la exploración y contemplación de la belleza de las formaciones geológicas con el ejercicio durante dos horas.

Además, la temperatura acompaña durante todo el año pues se mantiene constante a 20 ºC. La aventura no solo impacta por su longitud, sino que también se deleita de un paisaje rocoso compuesto por impresionantes estalactitas y estalagmitas. Es todo un espectáculo natural. Para más espectáculos, la excursión a las cuevas de San José ofrecen un concierto estival en el interior de la gruta. Una rompedora iniciativa musical y única debida a la acústica que ofrece el entorno.

Historia

En el siglo XIX, los vecinos próximos a la zona acostumbraban a concentrase alrededor de la fuente del paraje en la “Festa de les Flors”. En esta festividad los más atrevidos se adentraban en la cueva.

La primera exploración conocida se realizó en el año 1902 a modo de competición. Dos grupos se enfrentaron intentando demostrar quienes eran capaces de adentrarse más. Gracias a este juego se llegó a alcanzar la “Boca del Forn”.

En el año 1926, un grupo de vecinos logró superar la “Boca del Forn” y descubrieron el “Lago de Diana”, encontrando después como obstáculo insalvable la “Galería de los Sifones”. En 1929 Herminio Arroyas Martinez, vecino de Vall d´Uixó, intentó superar esta galería y falleció en el intento.

Trascurridos los años, se acondicionó la cueva para facilitar las visitas turísticas. En un principio se instalaron pasarelas y finalmente se sustituyó esta forma de sobrepasar el agua por una alternativa más tentadora: las barcas.

Posteriormente se llevaron a cabo varias expediciones, pero no se lograba avanzar debido a las dificultades del terreno hasta que en 1961 se dinamitó el camino y así lograron hacerse paso hasta el “Estanque Azul” y nuevas galerías. Finalmente, en 1975 se descubrieron el resto de galerías y de sifones hasta llegar a formar el recorrido actual de 2348 metros.

Medidas de seguridad

Tras la crisis del Covid-19, se han adoptado unas medidas protocolarias con el objetivo de garantizar que las visitas cumplan con los requisitos óptimos de seguridad. Las medidas adoptadas se han instaurado a partir de las directrices establecidas por la Asociación Internacional de Cuevas Turísticas (ISCA) y recomendaciones gubernamentales. Estas son: el uso obligatorio de mascarilla durante todo el recorrido, el suministro de gel hidroalcohólico para desinfectarse por parte del personal, un dispositivo para limpiar la suela del calzado, diferentes estaciones de gel durante la ruta y la higienización constante antes, durante y al finalizar la jornada.

El aforo se ha limitado. Actualmente se ha reducido casi hasta el 50% de las visitas hasta formar grupos de 10 personas que, además de mantener la distancia entre ellos en la misma barca, deben pertenecer al mismo entorno familiar o grupo de amigos pues cada grupo de visitantes mantendrá la distancia con los demás.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.