Un sacerdote, apuñalado por el refugiado al que dio cobijo en la Iglesia

musulman-cuchillo

Es una de esas historias que no saldrán en los medios, ni difundirá la prensa oficial por aquello, tan socarrado como políticamente correcto, de no crear 'alarma social'. Ocultar la verdad con el trasfondo ideológico que marca el poder. Enseñémosle a la gente lo que tiene (y sobretodo) lo que no tiene que pensar. El 'Show de Truman' de la información mundial. Periodismo teledirigido en versión 2.0.

Un sacerdote católico de la localidad de Lanaken, en Bélgica, fue agredido brutalmente por un solicitante de asilo, quien llamó a las puertas de la casa parroquial pidiendo limosna e implorando caridad.

El cura, con toda la buena fe, le invitó a pasar a comer algo, y fue entonces cuando el hombre sacó un cuchillo e intentó apuñalarle por la espalda.

Quizás por intercesión divina, el clérigo, Jos Vanderlee, de 65 años, pudo esquivar los envites del salvaje asaltante, resultando herido en ambas manos por los cortes que le propinó el machete.

Los gritos y el ruido que se originó, alertaron de inmediato a los vecinos de la zona y el agresor, acorralado, saló corriendo del recinto consistorial.

El capellán, trasladado de urgencia al hospital de Genk, donde fue operado, evoluciona favorablemente.

Las autoridades belgas han condenado el hecho, pero no consideran este suceso como un acto terrorista. Es otro "caso aislado" de un "loco desequilibrado".

Y van tantos en Europa, que ya que hemos perdido la cuenta.

 


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.