Terror en Ryanair: vómitos, gritos y desmayos en un vuelo de Ibiza a Londres

avion-ryanair

Un vuelo de Ibiza a Londres Santsted se convirtió en la peor pesadilla de sus pasajeros. El avión, que despegó de la isla a las 21.30 horas el pasado día 18 de julio, tenía previsto llegar a Londres a las 23.30 horas. Pero una tormenta eléctrica impidió que los pilotos pudieran aterrizar la aeronave debido a las fuertes turbulencias. Los pasajeros quedaron atrapados en el avión durante 5 horas, durante las cuales el aparato fue azotado por la tormenta.

Según publican 'Daily Mail' o 'News.com', y recoge el diario Las Provincias, la tormenta provocó que el piloto se viera obligado a subir y bajar con grandes sacudidas el avión, lo que provocó el miedo entre los pasajeros, algunos de los cuales llegaron a vomitar debido a los fuertes movimientos.

Finalmente el vuelo de Ryanair tuvo que ser desviado a East Midlands, donde pudo aterrizar con normalidad. La aerolínea emitió un comunicado en el que explicó que las complicaciones se debieron a la fuerte tormenta, y se disculpó públicamente con los usuarios afectados, aunque puntualizó que se trató de circunstancias "que escapaban totalmente a nuestro control".

En comunicación directa con la redacción editorial de MEDITERRÁNEO DIGITAL, la oficina de prensa de Ryanair en España ha querido dar su versión de los hechos, reconociendo que "el vuelo del 18 de julio de Ibiza a London Stansted no pudo aterrizar debido a una tormenta eléctrica". Sin embargo "el avión fue desviado a East Midlands, donde aterrizó con normalidad y volvió a London Stansted en cuanto el tiempo mejoró".

La compañía "pide sinceras disculpas a los clientes afectados por este desvío ocasionado por el temporal, que estaba completamente fuera de nuestro control".

 


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.