moros

Todos los menores no tutelados (los inmigrantes y refugiados conocidos como menas) que vivan en los centros de acogida de la Generalitat cobrarán una ayuda pública de 664 euros hasta que cumplan los 23 años. Es lo que ha aprobado el Parlament de Cataluña a petición de Catalunya en Comú y con el voto a favor de todos los grupos, incluidos PP y Ciudadanos, 'la derecha'.

Con anterioridad, el Parlament ya había dado luz verde a la tramitación exprés de la modificación de la ley que regula las ayudas a los tutelados una vez sobrepasan la mayoría de edad para ampliar dos años más el cobro.

En concreto, el Parlament ha modificado el artículo 19 de la ley de prestaciones sociales, que regula las ayudas que otorga la Generalitat a los jóvenes que han sido tutelados por la administración. De momento, no se modifica la cuantía de las prestaciones, que se sitúa en los 664 euros al mes. Los jóvenes podrán percibirla desde los 18 hasta los 23 años.

La prestación será compatible con otras ayudas públicas de la Generalitat relativas a formación, integración social o inserción en el mercado laboral.

Un informe oficial revela que el 70% de las ayudas al alquiler son para inmigrantes

Son varias entidades que llevan meses que pedían un cambio en esta dirección. Entre ellas, la ONG Save The Children y la Federació d'Entitats i Pisos Assistits (FEPA) especializada en atender jóvenes tutelados mayores de edad.

Eso sí, las ayudas las pagas tú. Que fácil es ser solidario con el dinero de los demás.

Los terroristas de Barcelona se iban de putas mientras cobraban ayudas sociales


Titulares de portada

Los más leídos del mes