Última actualizaciónSáb, 11 Jul 2020 3pm

Mediterráneo Digital | Sociedad

¿Cómo saber si ocurrió negligencia médica?

material quirurgico

Una de las situaciones más complicadas a la hora de afrontar una situación en la que la salud está comprometida, es que no haya una recuperación como se tenía previsto, e incluso, sospechar de una mala praxis. Sin embargo, antes de hacer algo, hay que responder a la pregunta: ¿cuándo se considera negligencia médica?

También llamada mala praxis médica, la negligencia médica se produce cuando el médico encargado no actúa con la diligencia según la exigencias dictadas por la Lex Artis Médica. Esto es el conjunto de prácticas generales que se deben aplicar con el cuidado debido a cada caso médico.

Sin embargo, las situaciones no conocidas por la medicina y las que no pueden ser previstas quedan exentas de la aplicación de estas prácticas. Esto es imposible ya que no existe manera alguna de establecer un protocolo en este tipo de casos.

De esta manera, el paciente ve su salud comprometida a nivel físico o psicológico, ya sea por lesiones leves o graves, e incluso, la muerte. Esto se aplica a las instituciones, tanto públicas como privadas, sin ningún tipo de diferencia.

Actualmente, la jurisprudencia solo aplica la Lex Artis en las exploraciones médicas, los diagnósticos, y los tratamientos clínicos y quirúrgicos.

Elementos que determinan el error médico

Se considera negligencia médica cuando los resultados de la asistencia o tratamiento recibidos han causado daños, pero solo cuando los resultados sean diferentes a los que se hubieran podido dar con la mayoría de profesionales bajo las mismas condiciones.

Antes de considerar un error médico, hay que ver si existe un perjuicio, una secuela negativa de una actuación médica negligente. Esto puede ocurrir tanto por omisiones como por malas actuaciones. Sin ello, todavía no puede considerarse la posibilidad.

Por el contrario, no siempre los daños ocasionados se pueden atribuir a este tipo de actos u omisiones, porque el médico no es el responsable. A veces hay daños imprevistos que se producen durante un tratamiento y que no son consecuencias de la falta de conocimiento del médico.

Es importante entender que la negligencia médica trata acerca de los medios y no de los resultados obtenidos. No puede considerarse negligencia cuando el paciente no tiene una recuperación absoluta si el médico actuó siempre con la mayor diligencia y según las prácticas marcadas por la Lex Artis.

En este tipo de casos, únicamente se puede hablar de negligencia cuando no se tienen en cuenta todas las pruebas de una enfermedad, y por tanto, el diagnóstico presenta un error grave, o se determina demasiado tarde. Lo mismo ocurre con la aplicación de un tratamiento.

Ejemplos más comunes de negligencia médica

Los actos en los que puede haber un error médico son muy diversos, pero es bueno conocer algunos de los más fáciles de ver. En todos los casos ocurre un daño al paciente.

Cuando el médico tiene conocimientos insuficientes para determinar un diagnóstico o leer los síntomas de un paciente, se llama impericia médica. Lo mismo ocurre cuando no tiene la habilidad para llevar a cabo una operación.

En ocasiones, se prescriben medicamentos que no tratan la enfermedad detectada, o que no se han tenido en cuenta los efectos secundarios y contraindicaciones. También hay que tener en cuenta la omisión porque el paciente no recibe el tratamiento adecuado.

Omitir información al paciente acerca de su estado de salud también es negligencia. El médico debe ser totalmente sincero con el paciente y exponer su cuadro completo, además de explicar los riesgos a los que está expuesto, y todas las alternativas y secuelas posibles.

La llamada imprudencia médica ocurre cuando se desestima el cuadro médico del paciente, y por tanto, no se toman medidas preventivas en relación con las complicaciones que puedan presentarse y causar daños o la muerte al paciente. Éste es uno de los casos más graves, e incluso, la asistencia médica del 061 ha incurrido en él, en algunos hechos ocurridos.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.