Trucos para una germinación correcta

¡Síguenos en Telegram!

¿Tienes problemas para conseguir una germinación correcta en tus cultivos de marihuana? Para que tus semillas prosperen adecuadamente van a necesitar el ambiente y la temperatura correctos, además de algunos productos que van a favorecer considerablemente los procesos. Esto también puede ser más sencillo si utilizas las semillas autoflorecientes que encontrarás en The Green Brand y si sigues estos trucos que hoy vamos a compartir contigo.

Lo necesario para la germinación

Cuando se va a iniciar un cultivo de cannabis es importante contar con todos los elementos adecuados para ello, así que conviene informarse y armarse bien antes de ponerse a trabajar. Va a ser fundamental tener a mano agua, la fuente de la vida de cualquier planta, así como pastillas de turba o tierra deshidratada y recipientes o maceteros en los que se van a incorporar las plantas para que crezcan a sus anchas.

Es crucial escoger las semillas adecuadas para el crecimiento en el ambiente del que dispones. Para ello tendrás que tener en cuenta si es exterior o interior, el nivel de cuidados que vas a poner proporcionar, las características del terreno y tu propia destreza, ya que hay algunas más resistentes que otras.

Cuida y limpia

Durante el proceso de germinación es importante cuidar el entorno para que esto se produzca correctamente. Se deben tratar con cierto cuidado y, si es posible, lavándose las manos antes de tocarlas para no contaminar las zonas. Es crucial procurar que esté todo limpio y en buen estado, cuidar que se cree el ecosistema más saludable para su crecimiento.

La hidratación

Un punto importante en cualquier cultivo es mantener a raya la hidratación. Esto algo que no se basa en echar agua sin parar, más bien en proporcionar la hidratación adecuada para cada tipo de planta. En el caso de las semillas de marihuana va a ser necesario, como norma general, mantener la tierra húmeda en todo momento. Las semillas necesitan estar en contacto con el agua día y noche hasta que empiecen a germinar por lo que debes prestar atención a este punto.

La temperatura

Este tipo de semillas son de naturaleza muy cálida, es por esto que a menudo se utilizan lámparas y otros métodos para cultivarlas en entornos que no presentan estas temperaturas de una forma genuina. La temperatura más adecuada oscila entre los 24 y los 28 grados por lo que si no estás en un lugar con este tipo de clima debes crearlo especialmente para tu cultivo. Esto se puede hacer usando bombillas de calor ideadas para este fin.

La protección del entorno

Por último, va a ser interesante proteger las semillas y el entorno del cultivo de todos los agentes externos desfavorables. Esto implica resguardar de los vientos que pueden desubicar las semillas, las lluvias o tormentas e incluso de los animales e insectos que pueden arruinar los cultivos. Lo ideal es tener un ecosistema controlado y seguro para una correcta germinación de las semillas. Si quieres aplicar un método casero, es habitual crear pequeños invernaderos con botellas de agua y resultan muy efectivos.

Autor: Irene Franco

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.