Piqué se enfrenta a la policía en una discoteca: 'Sois unos chulos españoles, me tenéis envidia porque soy famoso'
Última actualizaciónMié, 26 Feb 2020 7pm

Mediterráneo Digital | Sociedad

Piqué se enfrenta a la policía en una discoteca: 'Sois unos chulos españoles, me tenéis envidia porque soy famoso'

pique-multa

Las salidas de tono de Piqué fuera de los campos de fútbol han tenido un nuevo episodio esta semana. El hermano del jugador del Barça, Marc Piqué, fue multado por una infracción de tráfico y él acusado de una falta de respeto contra dos agentes de la Guardia Urbana que cumplían servicio, según ha podido saber La Vanguardia.com. El incidente se produjo un domingo a las 2.30 horas de la madrugada frente a la salida de la discoteca Catwalk, uno de los locales de la zona de ocio del Port Olímpic de Barcelona.

'Me tenéis envidia porque soy famoso'

El futbolista iba con su hermano Marc Piqué en su vehículo privado cuando la Guardia Urbana le dio el alto por "llevar 15 minutos parado en el carril bus que hay en la calle Trias Fargas, entorpeciendo la circulación de los taxis que tienen parada en esa misma zona", según figura en la diligencia de la Guardia Urbana. Inmediatamente, y tras bajarse del coche, el defensa azulgrana discutió con los agentes de la patrulla las circunstancias de la sanción tal y como se puede apreciar en las imágenes, y profirió frases como: "me tenéis envidia porque soy famoso", "me estáis multando porque vais a comisión, porque no tenéis dinero y os tenéis que llevar comisión", "esta denuncia va a quedar en nada porque llamo a tu capo y me la quita", "voy a hablar con tus jefes y se te va a caer el pelo", "sois unos chulos españoles, os creéis los amos del mundo por llevar ese uniforme y multar a la gente", "esta multa la va a pagar tu padre", "sois una vergüenza, me da asco vuestro trabajo y la Guardia Urbana es una puta vergüenza", según consta en el informe policial.

Piqué, acusado de faltar al respecto y desobediencia a la autoridad

Los agentes entregaron la multa al hermano del jugador, que había permanecido dentro del vehículo. Piqué se la arrancó de las manos, hizo una pelota con el papel y lo tiró a los pies de los agentes. Acto seguido, se fue con unos amigos hacia la puerta de acceso del Casino de Barcelona, a escasos metros donde se produjo el incidente. Piqué está acusado de una falta de respeto y desobediencia leve a la autoridad. Aunque no es un delito grave, el jugador deberá responder ante un juez en un próximo juicio de faltas.

Titulares de portada

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.