La ortodoncia para niños que sacará la mejor de las sonrisas

♦ ¡Síguenos en Telegram!

La cita con el dentista siempre suele ser una fecha que algunas personas temen. Miedo por otro lado infundado, ya que las actuales técnicas de intervención están destinadas a causar las mínimas molestias posibles. Y cuando se trata de acudir con niños, siempre hay que buscar a aquellos profesionales especializados que tengan esa sensibilidad que los niños requieren. Un Dentista para niños sabe dar con lo que ellos necesitan y, por norma general, el clima en la consulta es siempre bueno. Los niños suelen ver al dentista como un amigo a quien confiar.

Las ortodoncias son una de las técnicas correctivas más habituales en niños. Las Ortodoncia para niños permiten la corrección de la colocación de las piezas dentales, favoreciendo que estas se encuentren alineadas por completo. Lo que aparentemente es algo con un motivo estético, que lo es, tiene implicaciones mucho más profundas. Por ejemplo, una correcta alineación reduce las posibilidades de padecer caries. ¿Por qué? Muy simple, los dientes serán mucho más sencillos de limpiar y los restos saldrán con mucha facilidad. La ortodoncia siempre da lugar a una sonrisa sin fallos, y pasar por este proceso en edad infantil es mucho mejor que hacerlo en la etapa adulta. Se trata de una inversión que ahorra a posteriori muchos problemas.

¿Qué tipos de ortodoncia existen?

No hay una única ortodoncia, ya que dependiendo del cuadro que se presente y el tipo de paciente habrá que aplicar una u otra. Por norma general, los Tipos de ortodoncia se dividen en dos grupos, las ortodoncias removibles y las fijas.

Ortodoncias removibles: Están indicadas para aquellos casos en los casos de una mala implantación, pero que es de carácter leve Es el propio paciente quien se la coloca y quita. También se utilizan tras retirar una ortodoncia fija. Requieren que el paciente adquiera el compromiso de mantenerla bien limpia, y si se trata de un niño, es un buen hábito muy interesante de enseñar. Como puedes ver, no solo se trata de una medida correctora, sino de educación para la salud.

Ortodoncias fijas: Este tipo de ortodoncias se presenta de diferentes maneras, y no se aplican en niños. La razón es porque para colocar una ortodoncia fija hay que hacerlo sobre la dentición definitiva. La ortodoncia fija es colocada por el ortodoncista en consulta, y puede presentarse de diversas formas.

Las ortodoncias han ido evolucionando a lo largo del tiempo. Las originales, y que todavía se siguen utilizando, son los brackets, unos alambres que sujetan unas piezas y que van fijadas a los dientes. Consiguen corregir el mal posicionamiento y proporcionan, al cabo del tiempo que se determine, una sonrisa muy bonita. Es el sistema de ortodoncia más económico y goza de mucha popularidad. Además, en el caso de los niños, las piezas de los brackets pueden ser de colores, lo que supone un toque muy divertido.

Los brackets cerámicos son iguales a los metálicos, pero en este caso las piezas que van fijas a los dientes son de cerámica. Cuentan con la ventaja de ser mucho más estéticos, y tienen la misma fuerza que los metálicos. Además, al ser cerámicos no son tan agresivos como el metal. Efectividad y estética van de la mano en este tipo de brackets de cerámica.

Una nueva generación de ortodoncia fija la tenemos en la de zafiro. Es totalmente discreta, ya que solo se hace visible una fina metálica, siendo el material de zafiro transparente y cuenta con la ventaja de no amarillear, cosa que puede llegar a ocurrir con los brackets cerámicos si no se sigue una buena rutina de higiene.

La ortodoncia lingual es otra tendencia, cuenta con la ventaja de ser invisible al ir fijada a la parte interior de los dientes.

¿Y para los niños?

Las ortodoncias para niños son principalmente de 2 tipos, la de brackets autoligables y la invisalign. La primera no lleva ligaduras, sino un enganche que une al bracket con el arco. La invisalign es totalmente invisible y se puede quitar y poner, pudiendi realizar la limpieza sin ningun inconveniente. De esta manera ellos pueden adquirir ese hábito y rutina de higiene.

Corregir los posibles problemas que presenta la colocación incorrecta de los dientes es el objetivo de una ortodoncia. Y comenzar a edades temparanas es una buena forma de corregir estas desviaciones para poder lucir antes una bonita sonrisa. Aparte de todo carácter estético, la mordida será la adecuada, la higiene es mucho más sencilla y se interiorizarán más rápido unos hábitos que han de ser para toda la vida.

Los niños, por regla general, suelen adaptarse de mejor manera y más rápida a la ortodoncia, con lo que hay una buena parte del camino ya recorrido. Una ortodoncia a tiempo es capaz de corregir lo que de adulto va a costar más tiempo y esfuerzo.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.