Lo que necesitas saber sobre los Contratos

♦ #StopCensura ¡Síguenos en Telegram!

Lo más habitual a la hora de iniciar un proceso complejo, como poner en alquiler de nuestra vivienda, vender una propiedad o realizar un préstamo importante a alguien cercano, queramos hacerlo de la manera más legal y clara posible, para así evitar cualquier tipo de problema.

Aunque lo hagamos con familiares o amigos, siempre se aconseja dejarlo todo aclarado en un contrato que establezca pautas para ambas partes. 

La importancia de un contrato

Un contrato es un documento extremadamente relevante e imprescindible ya que permite asegurar el cumplimiento de los acuerdos para las partes involucradas. En caso de no establecer uno, es probable que dichos acuerdos se incumplan, suponiendo daños económicos o personales para cualquiera de los involucrados. 

Los contratos más comunes son los laborales, de compraventa, de arrendamiento o prestación de servicios. 

¿Cómo se hace un contrato?

Existen varias maneras de elaborar un contrato: nos lo puede establecer una empresa privada que contratemos, lo podemos realizar nosotros mismos desde cero o, la opción más sencilla y fácil, descargar un modelo ya hecho de contrato de una web. 

Pero si nuestro deseo es realizarlo por nuestra cuenta, es imprescindible saber qué partes lo componen: 

Identificación de las partes: Hay que señalar correctamente a los individuos involucrados en dicho contrato. Será necesario poner su nombre y apellidos completos, su número de DNI y un domicilio, ya sea el habitual o no. Estos datos permitirán que, en caso de incumplimiento de contrato, sea fácilmente localizar a la persona para exigirle el cumplimiento de lo establecido. 

Objeto del contrato: Se debe identificar el objeto o servicio de interés de ambas partes y el servicio que se va a realizar. Será importante que se detalle las características del objeto o bien para evitar recibir algo diferente a lo que estamos contratando. 

Derechos y obligaciones: Es necesario establecer claramente los derechos y obligaciones de ambas partes, ya que así los individuos interesados serán conocedores lo que deben cumplir. 

Cláusulas: Es recomendable incluir lo que se conoce como "Cláusula Penal". De este modo, si uno de los interesados incumple sus obligaciones o no las realiza como está pactado, deberá abonar una suma de dinero a modo de compensación. 

Confidencialidad: Aunque es común que no se incluya, la Cláusula de Confidencialidad es una herramienta muy útil a la hora de establecer un contrato entre individuos. Esto es debido a que se suelen manejar datos personales relevantes por ambas partes, y gracias a esta cláusula, estos datos no podrán ser compartidos con terceros. 

Contratos más comunes

Contrato de arrendamiento: Recoge por escrito el acuerdo entre el arrendador de la propiedad y el arrendatario que hará uso y disfrute de esta a cambio de una cantidad periódica de dinero. 

Contrato de compraventa: Este documento refleja términos y condiciones de la venta de una propiedad objeto o bien. Se declaran las características y la cuantía a pagar. 

Contrato de prestación de un servicio: Es el documento que muestra el acuerdo entre dos empresas, o empresa y empleado en el cual una de ellas se compromete a cumplir o prestar un servicio por un tiempo determinado. 

Contrato de seguro: O Póliza de Seguros. En él se refleja el pacto entre en el cual el contratante se compromete a pagar cierta cantidad de dinero a cambio de que una compañía se haga responsable de los costes de la reparación del objeto asegurado. 


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.