Cómo elegir las luminarias para tu cultivo

Los cultivos que se establecen en espacios interiores necesitan lámparas que les aporten la iluminación que necesitan para poder realizar la fotosíntesis, desarrollarse y crecer.

Dependiendo del tipo de cultivo del que se trate, se debería elegir una u otra clase de iluminación, ya que cada una tiene características diferentes y se adecúa para distintos usos.

Tipos de lámparas para cultivo

Los fabricantes de luminaria para cultivo ponen a la disposición de su clientela los tipos de lámparas para cultivo más usados:

  • Lámparas led. La tecnología led es una de las mejores para iluminar cultivos, debido a que se logra alta eficiencia, las plantas crecen de manera adecuada y los cultivos son rentables. La desventaja que tiene es que la inversión inicial es muy alta, pero se amortiza muy rápidamente. Si se decide instalar lámparas Led, es necesario que se realice un diseño profesional por parte de una empresa especializada y con experiencia. Esto es para que la inversión sea la mínima posible con los máximos beneficios.
  • Las lámparas de Halogenuro Metálico Cerámico proporcionan a las plantas la energía necesaria para realizar sus procesos biológicos. Estas lámparas producen rayos UVB, lo que les permite a las plantas realizar la fotosíntesis. La emisión de calor es menor que otros sistemas de iluminación, el consumo es moderado también y, en general, es una gran opción de iluminación para tu cultivo.
  • Lámparas HPS. Se trata de las lámparas de vapor de sodio, las cuales son muy eficientes, ya que la tasa de lúmenes por vatio es muy alta. Son adecuadas para muchos tipos de cultivos y es por eso que son elegidas para una gran cantidad de proyectos. Las lámparas HPS requieren un balastro para su funcionamiento y un tiempo de algunos minutos para su encendido.

¿Qué es un plan de iluminación?

Un plan de iluminación es un mapa con todos los detalles necesarios para instalar la iluminación de un proyecto.

A continuación mostramos los elementos que componen el plan de iluminación:

  • El tipo de lámparas, de acuerdo al tipo de cultivo, el espacio y el presupuesto. También debe quedar definido el número de lámparas y los accesorios necesarios para su funcionamiento.
  • La ubicación exacta de cada lámpara, la manera de sujeción y todos los detalles para su instalación.
  • El cableado necesario para la instalación de las lámparas y la ubicación de las tomas de corriente eléctricas.
  • Los requerimientos de electricidad que tendrá el sistema de iluminación.
  • Presupuesto completo y detallado por cada aspecto, desglosando el coste de los equipos y el coste de instalación.

¿Qué es un reflector?

Un reflector es un equipo que se utiliza para redireccionar la luz hacia el cultivo. Como sabemos, la luz es un elemento indispensable para el crecimiento de las plantas y la cantidad será determinante para la eficiencia del cultivo, de forma que es muy importante que a cada planta le llegue la mayor cantidad de luz posible.

Los reflectores suelen estar fabricados en aluminio u otros materiales muy reflectantes, lo más importante es que un buen asesor calcule la cantidad y el tipo de reflector que requiere cada proyecto.

¿Qué es un balastro electrónico?

Es un complemento necesario para algunos tipos de luminarias, como por ejemplo: las lámparas HPS, las lámparas led, etcétera. Sin un balastro electrónico, las lámparas no encenderían, por lo que hay que incluirlas en los casos en los que se use ese tipo de tecnología.

El diseñador del sistema de iluminación deberá decidir si coloca los balastros de manera independiente o si los incorpora en cada luminaria, de las dos maneras hay ventajas.

¿Cómo gestionar el exceso de calor?

Uno de los aspectos que hay que tener en cuenta con la iluminación es la cantidad de calor que se genera con el sistema, debido a que puede afectar al cultivo.

Cuando el sistema de iluminación esté instalado, hay que ponerlo a funcionar durante 30 minutos y entonces medir la temperatura. Si es demasiado para el cultivo, hay que instalar extractores y ventiladores, hasta conseguir la temperatura óptima.

Lo más importante es que el sistema de iluminación consiga que el cultivo crezca, tenga un desarrollo adecuado y rentable.

Autor: Irene Franco