Detenido un guardia civil por estafar 200.000 euros a través de Tinder

Julio estaba expulsado de la Guardia Civil pero seguía haciéndose pasar por agente para entablar relaciones sentimentales con mujeres a las que luego estafaba. La pertenencia el Cuerpo, daba seguridad a sus víctimas.

Honey Girls Club

Julio, que es dueño de una personalidad poliédrica tal como demuestra la investigación de la Policía Nacional que le ha desenmascarado, había completado su formación como agente pero al poco tiempo de obtenerla quedó fuera del Instituto Armado.

La doble vida que llevaba desde hace años ha quedado ahora al descubierto: tenía una pareja estable en Hellín, donde regentaban un bar, y muchas relaciones por el resto de España, especialmente en la zona de Alicante y Murcia.

A través de una red social de contactos para encontrar pareja, conocía a sus víctimas y después viajaba asiduamente para consolidar una relación que terminaba justo cuando ellas le entregaban el dinero que él les pedía para inversiones que nunca se ejecutaban. Tenía una actividad muy dinámica.

Cuando se ganaba su confianza, siempre bajo el escudo de ser guardia civil, les hablaba de oportunidades inmobiliarias. Las mujeres le daban el efectivo para hacer una reserva y él desaparecía em mitad de ese encuentro con la excusa de que tenía un atestado que atender y nunca más las llamaba. Siempre igual. Ha estafado cerca de 200.000 euros.

La operación, dirigida por la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Comisaría Provincial de Alicante con la participación de la Sección de Policía Judicial de la Comisaría de Distrito de Arganzuela de Madrid, se inició con la denuncia de una sus parejas.

Las primeras pesquisas evidenciaron que Julio había hecho de esta práctica una forma de vida y que llovía sobre mojado, pues tiene una orden de detención e ingreso en prisión vigente por un juzgado de Benidorm por un delito de estafa.

De hecho, según ha revelado la investigación de la UDEF de Alicante, el bar que regenta junto a su pareja de Hellín pudo abrirlo gracias a una de las cantidades, 40.000 euros, que le dio una de sus víctimas. Él aseguró a su novia que se trataba de un préstamo personal y ella le creyó.

A pesar de no pertenecer al Instituto Armado, su paso por el Cuerpo fue muy breve ya que fue expulsado nada más terminar en la academia de Baeza, seguía alimentando su mentira tirando de uniforme y tricornio. En sus citas, muchas veces iba vestido con el uniforme y era conocido por sus vecinos como capitán o teniente de la Guardia Civil prejubilado.

Durante el confinamiento incluso se permitía abroncar a sus vecinos por no llevar la mascarilla puesta de manera correcta o por salir a la calle cuando estaba prohibido, tal como precisan fuentes de la investigación.

Tras la cascada de denuncias y localizarle en Hellín, los agentes de la UDEF le interceptaron subiendo a un autobús con una mochila que contenía distintivos de la Guardia Civil, varios teléfonos móviles, varias tarjetas SIM de distintas compañías telefónicas y cerca de 2.000 euros en efectivo.

Tras su detención, se registró su casa donde se incautó más dinero en efectivo, teléfonos móviles, multitud de prendas y efectos con los distintivos del Instituto Armado y una placa emblema falsificada del mismo cuerpo policial, así como documentación que le incriminaba directamente en la estafa de 60.000 euros mencionada.

Julio pasó a disposición judicial y tras prestar declaración, el juez le dejó en libertad con cargos.

Fuente original: El Mundo

El Gobierno prohíbe a la Guardia Civil subir fotos con el uniforme a Tinder para 'pillar cacho'

Mediterráneo Digital
Autor: Mediterráneo DigitalWebsite: https://www.mediterraneodigital.com/
Políticamente incorrecto. Información, noticias y actualidad. Desde 2010.

Los más leídos