El Conde de Atarés se suicida tras matar a tiros a su mujer y a una amiga

Un hombre de 53 años se ha suicidado tras matar a tiros a su esposa, Gema, de 44 años, y a una amiga de su mujer, de 70 años, en un piso del número 205 de la calle Serrano del distrito madrileño de Chamartín. El presunto asesino es Fernando González de Castejón y Jordán de Urríes, conde de Atarés y marqués de Perijá de 53 años.

La mujer asesinada había denunciado por malos tratos al conde y llegaron a separarse, aunque volvieron a retomar la relación. En concreto, fue en 2018 cuando el aristócrata Fernando González fue detenido por violencia de género. En la actualidad el caso no estaba activo ni había orden de alejamiento en vigor, pese a que la pareja seguía teniendo frecuentes disputas y solía interrumpir su relación durante cortos periodos de tiempo.

La semana pasada la esposa se marchó a París junto a su hija de 12 años. La mujer regresó el pasado sábado y acudió a la casa el domingo por la noche acompañada de una amiga de 70 años ante el temor de que pudiera discutir de nuevo con su marido. La hija viajaba hoy de camino a Madrid cuando se ha enterado de lo ocurrido.

A tenor de los primeros datos, el doble crimen se produjo en la madrugada del lunes tras una bronca entre la pareja, cuyos motivos se desconocen. Un vecino del bloque ha confirmado que oyeron sobre la una de la madrugada varios golpes y unas detonaciones. Sin embargo, nadie alertó a la Policía, ya que era habitual oír esos estruendos durante la noche cuando el hombre practicar tiro en el patio del inmueble, según los vecinos.

El primer aviso de que algo raro había sucedido lo dio el portero de la finca al ver desde el patio interior del inmueble el cadáver de una persona tirado en una de las estancias del piso 1º C del bloque.

Hasta el lugar se han desplazado agentes de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR), que han irrumpido a las 10.20 en la vivienda protegidos con chalecos antibalas y escudos ante la posibilidad de que alguien estuviera armado dentro de la casa. Sin embargo, han hallado los tres cuerpos con heridas por arma de fuego. Inmediatamente después han alertado a los sanitarios del Summa 112, que al llegar al lugar, solo han podido confirmar el fallecimiento de las tres personas.

Concretamente, el cadáver del supuesto autor de la muerte de ambas mujeres se encontraba en el salón del domicilio junto al cuerpo de la víctima más mayor, ambos con heridas de bala. Junto a los pies de Fernando han encontrado un arma corta de pequeño calibre, lo que refuerza la hipótesis de que tras matarlas se quitó la vida con la misma pistola. A pocos metros, en la cocina, yacía el cadáver de su mujer, que también presentaba una herida de bala en la cabeza.

Los investigadores del Grupo V de Homicidios han podido concluir tras varias horas de análisis en la vivienda de los hechos que el hombre ha matado a ambas mujeres -aún se desconoce en qué orden- y después ha decidido quitarse la vida con la misma arma homicida.

El presunto asesino era un hombre muy excéntrico y problemático. En la finca donde vivía mantenía discusiones con muchos vecinos debido a que solía practicar tiro en el patio del inmueble donde disparaba a una distancia de unos 10 metros a una diana. Amenazó, además, con matar al perro de otra inquilina por sus ladridos y discutió con otra vecina del piso superior a la que acusó de ensuciar los cuadros de Picasso que tenía en su salón. También tenía otras armas y arcos que incluso sacaba a la calle. Según sus allegados, tenía la correspondiente licencia de armas en regla y solía cazar con varios amigos en una finca de Toledo.

Fernando era muy popular en su barrio y durante los primeros meses de pandemia era muy asiduo a las manifestaciones callejeras contra el Gobierno de Sánchez tras levantarse el confinamiento. "Era habitual verle paseando en primera fila por las tardes con su perro y la bandera de España durante la revolución de los cayetanos", según una vecina.

Los residentes agregan que el hombre tenía toda la casa llena de banderas de Franco y banderas de España con simbología del franquismo. Además, era coleccionista armas y otras antigüedades relacionadas con el ejército. En sus redes sociales tenía una foto de su mujer, a quien ahora habría matado y decía ser un amante de España.

Fernando no trabajaba y hace años creó una sociedad inmobiliaria. Tenía numerosas propiedades que heredó de su familia. Hace años participó en varios debates de televisión como afectado del Banco Madrid. Fue uno de los clientes perjudicados por no poder recuperar más de 700.000 euros que tenía depositado en esa entidad financiera tras el anuncio del FROB de que no rescataría al Banco Madrid.

Tras conocerse el hallazgo de los tres fallecidos, las primeras investigaciones apuntaban a que el hombre había abierto fuego y matado a su madre y a su cuidadora, pero finalmente se aclaró que la mujer asesinada era su pareja y no su madre y que la segunda víctima no trabajaba en la vivienda.

Hasta la calle de Serrano han acudido varios amigos de la pareja que han confirmado que la relación entre el conde y su mujer se había deteriorado mucho en las últimas semanas. También han ratificado que, por fortuna, la niña regresaba hoy de París junto a una amiga de su madre y no estaba en la casa en el momento del doble crimen.

Un hombre mata a su mujer con un jarrón

Mediterráneo Digital
Autor: Mediterráneo DigitalWebsite: https://www.mediterraneodigital.com/
Políticamente incorrecto. Información, noticias y actualidad. Desde 2010.