Detenidos dos hombres que estaban montando 'comunidades nazis' en España

♦ #StopCensura ¡Síguenos en Telegram!

Trataban de construir "comunidades blancas" aisladas y autosuficientes en entornos rurales, abasteciéndose de armas y preparándose para la "guerra racial", aunque para financiarlo pensaban en traficar con drogas. Ésas eran las intenciones de un grupo que se comunicaba por las redes sociales y que, tras una primera operación hace unos meses, esta semana ha sufrido un nuevo golpe policial. Los Mossos d'Esquadra, que llevan investigando a este grupo a favor de la supremacía blanca desde finales de 2019, en colaboración con la Guardia Civil, detuvo en Pamplona y Ronda a otros dos presuntos miembros como presuntos autores de los delitos de incitación al odio contra extranjeros, tenencia de armas y explosivos, enaltecimiento del terrorismo racista y contra la salud pública.

El pasado 11 de septiembre se realizaron otras detenciones relacionadas con el grupo después de que los investigadores tuvieran conocimiento de que uno de ellos quería suministrar sustancias químicas para inhibir la voluntad de una mujer para tener relaciones sexuales. Una curiosa forma de crear "comunidades blancas". En ese operativo se detuvo a dos hombres de nacionalidad española, uno en la Pobla de Cérvoles (Léida) y en el otro en Campello (Alicante).

Hace un año, los Mossos localizaron en internet un documento publicado por uno de los investigados, a modo de ideario y guía programática que tenía muchos elementos en común con otros escritos hechos por terroristas vinculados a la supremacía blanca.

Los investigadores creen que los detenidos están presuntamente vinculados a esta ideología racista, que defiende la superioridad de la raza blanca por encima del resto, e incitaban a cometer ataques similares, especialmente contra inmigrantes.

Además, los agentes constatan que los sospechosos pretendían, a través del cultivo y venta de sustancias psicotrópicas, obtener financiación que les permitiera, junto con el resto del grupo, crear las "comunidades blancas aisladas y armadas".

Los dos nuevos detenidos supuestamente ocupaban un nivel jerárquico, dentro de los canales de difusión, similar al de los otros sospechosos. En el registro de la vivienda de uno de ellos en Ronda, los agentes encontraron droga, diversa simbología de carácter nacionalsocialista, armas blancas y material informático relevante para la investigación.

Los agentes acusan a los sospechosos de tener un ideario supremacista basado en tres aspectos: "Su marcado nacionalismo blanco que justifican con una base científica que posiciona los blancos por encima del resto de razas humanas". El segundo lugar es "su postura antisistema", es decir, consideran que la actual clase política gobernante quiere perjudicar a los blancos y por ello favorece la inmigración clandestina norteafricana hacia Europa y de toda clase de razas. Por último, como tercer aspecto relevante, sería "la justificación del uso de la violencia" y "el enaltecimiento de acciones terroristas producidas contra inmigrantes o colectivos no blancos".

También los acusan de difundir este ideario incitando al odio contra otras razas por las redes sociales y páginas de internet. Igualmente publicaban mensajes donde se ensalza a terroristas como Brenton Tarrant, autor del asesinato de 51 personas en dos mezquitas de la ciudad de Christchurch (Nueva Zelanda) el 15 de marzo de 2019.

Por otra parte, defendían en sus mensajes y en documentos que habían publicado la creación de "comunidades blancas" aisladas y autosuficientes en entornos rurales. Manifestaban su intención de abastecerse de armas y prepararse para lo que llamaban "la guerra racial", lo esperaban con inmediatez y la que creían podían provocar si encendían la chispa mediante algún ataque.

Según decían y defendían, prepararse para este conflicto era la única forma en que la raza blanca podría sobrevivir a la llegada de otros colectivos de extranjeros que, siempre según sus manifestaciones, actualmente se estaba produciendo de forma masiva en los países occidentales.

Con el objetivo de crear una de estas comunidades, dos de los investigados, que fueron arrestados el pasado 11 de septiembre, vivieron durante unos meses en dos casas aisladas en la localidad de la Pobla de Cérvoles. Durante la investigación, tutelada por el Juzgado de Instrucción número 4 de Lérida, se pudo identificar a las personas que había detrás de esos usuarios virtuales, se recopiló el detalle de la actividad delictiva de los investigados en la red y se controló la supuesta comunidad aislada que pretendían crear.

Los Mossos consideran de "especial relevancia" esta investigación, ya que creen que la ultraderecha y, más concretamente, el nacionalismo blanco, "es un ámbito extremista creciente que supone una clara amenaza para la seguridad a corto y medio plazo". Los detenidos están en libertad con cargos tras pasar a declarar ante el juzgado.

VOX acusa a las cloacas del Estado de "infiltrar chusma neonazi" en su acto de Barcelona


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.