Entidades animalistas recogen firmas para la construcción de una estatua al perro Excálibur en Alcorcón

excalibur-estatua

El polémico sacrificio del Excálibur, mascota de la enfermera infectada por Ébola, Teresa Romero, va camino de convertirse en un melodrama a gran escala. La Comunidad de Madrid, atendiendo recomendaciones de un tribunal médico, decidió ejecutar al can para evitar el peligro de contagio, abriendo la veda para una reacción en cadena a nivel estatal.

Tras la accidentada captura del perro, una entrada al domicilio vía orden judicial que tuvo que ser custodiada por la Policía Nacional, las protestas de los animalistas desembocaron en una peregrinación hasta las instalaciones donde la mascota fue incinerada, y la convocatoria de una manifestación simultánea en 24 ciudades de nuestra geografía patria.

Ahora, entidades animalistas quieren ir un paso más allá, y se plantean abrir una cuenta de donaciones para construir en Alcorcón 'una esfinge' que, con la silueta de Excálibur, recuerde y sirva para rendir homenaje a este particular can 'como símbolo de lucha contra el maltrato animal'. 'No podemos permitir que el sacrificio de Excalibur sea en vano. Nunca más'.

De momento, ya se recogen firmas para solicitar al Ayuntamiento de la localidad madrileña que se haga cargo de los costes y presente una moción como reprobación 'a su cobarde asesinato'.

La noticia de la muerte del perro de Teresa Romero saltó esta semana a las primeras planas de los medios de comunicación internacionales, convirtiendo la polémica de Excálibur en un curioso capítulo de la crisis del Ébola en España.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.