El metro cuadrado a precio de oro en Madrid

¡Síguenos en Telegram!

No es un secreto que el SARS Covid-19 ha destrozado la vida de infinidad de personas; pérdida de trabajo, destrucción de mil puestos de empleo, la quiebra de multitud de empresas, caída de la bolsa...

Son algunos de los daños que hemos tenido que enfrentar durante más de un año y medio después. Por ese motivo es de celebrar que se empiece a vislumbrar la luz al horizonte. 

Tras haber pasado dichos estragos, y no solo económicos sino también sociales, de una pandemia mundial, mucha gente ha empezado a retomar su vida y los planes de futuro que se vieron paralizados por el coronavirus. Se han comenzado a celebrar toda las bodas que se vieron truncadas por las duras medidas sanitarias y, sobretodo, aquellas personas que tenían el objetivo de comprar una propiedad han decido dar el paso a pesar de que el metro cuadrado, principalmente en la capital del país, está a precio de oro. 

Al vivir en la capital del país, la búsqueda de empresas que realicen reformas de calidad y es mucho más sencilla. Las reformas en Madrid, como en el resto del territorio español, deben de estar correctamente tramitadas, con los permisos necesarios en orden y con la seguridad de obtener un resultado de calidad en todos los sentidos. 

¿Comprar segunda mano o vivienda de obra nueva en Madrid?

Cuando se plantea la idea o posibilidad de adquirir una nueva propiedad, realizarse esta pregunta es muy común. ¿Es mejor una vivienda nueva que una de segunda mano? 

Para valorar cuál de las dos es la mejor opción, hay que tener en cuenta alguna serie de factores para que la toma de la decisión sea mucho más sencilla. 

Ubicación: La ubicación de nuestra posible futura vivienda juega un papel muy importante, más cuando se trata de una de segunda mano ya que la oferta de este tipo de propiedades es mayor. En este aspecto, la de segunda mano toma notable ventaja, ya que es más común encontrar una casa que no sea de obra nueva en la localización que deseemos. Las nuevas viviendas nos limitan esta elección debido a que los proyectos nuevos están situados, normalmente, en zonas de extrarradio. 

Tamaño de la propiedad: Muchas veces, las promotoras de construcción deciden hacer las nuevas casas más pequeñas con el objetivo de sacar más rentabilidad al añadir mayor número de estancias, como habitaciones y baños. Este motivo hace que las viviendas de segunda mano sean una interesante elección ya que las superficies suelen ser mayores. Será importante leer bien los datos de las propiedades nuevas, conocer tanto los metros construidos como útiles y nunca comprar por impulso. 

Disponibilidad de la propiedad: Las viviendas de segunda mano juegan con la ventaja, frente a las de obra nueva que normalmente se suelen comprar sobre plano, de estar disponibles de forma casi inmediata. 

Precio de la propiedad: Otro aspecto fundamental es tener un presupuesto cerrado, siendo también conscientes de que la comunidad de Madrid se maneja como valor de gastos un 10%, que son de IRP, notaría, registro de la propiedad y gestoría. Si necesitamos financiación, la tasación bancaria será determinante; valorará la viabilidad de la operación por lo que es imprescindible que la tengamos en cuenta. 

Aunque parece que las viviendas viejas son mejores, un factor casi decisivo es conocer si estas necesitarán o no una remodelación parcial o general. Esto puede incrementar notablemente el precio y a pesar de haber hecho una inversión inicial asequible, a veces los gastos de reforma suelen tirar por tierra nuestro presupuesto inicial. Por este motivo, si encontramos una buena oferta de obra nueva, con buenos requisitos y las prestaciones que necesitamos, puede llegar a ser una excelente opción. 

Autor: Andrés Lorenzo

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.