Cómo elaborar el mejor gin tonic en casa

¡Síguenos en Telegram!

Gin Tonic, o Gin and tonic, es un cóctel de origen británico elaborado a base de ginebra y agua tónica, acompañada de hielo. En España se sirve con más hielo y más aderezos, según el tipo de ginebra empleada para su preparación.

También, en nuestro país se sirve en copa balón, la cual permite al consumidor apreciar mejor los diferentes aromas de esta deliciosa bebida. 

Breve historia del Gin Tonic

La historia de este cóctel comenzó en 1811 con la creación de la Schweppe, bebida basada en la introducción de burbujas de dióxido de carbono en botellas de agua envasada,  a manos de un joyero alemán residente en la ciudad de Ginebra, Suiza, Johann Jacob Schweppe. 

Pero no fue hasta la celebración de la victoria de las tropas británicas en la India que se produjo su nacimiento, cuando un oficial de alto rango propuso añadirle a esta bebida con gas,  ginebra, con el objetivo de crear una bebida alcohólica. Es probable que se escogiese a la ginebra por las múltiples propiedades medicinales que se ya se le atribuían desde hacía años. 

Por otro lado también existe otra versión del origen del gin tonic, la cual dice que fue creada para combatir la malaria entre los soldados que viajaban a la India. 

¿Es posible elaborar gin tonic en la comodidad de nuestro hogar?

Este cóctel es uno de los más famosos en la actualidad. Es de las bebidas más solicitadas en bares o pubs, y también de las más deliciosas. 

Pero, ¿es posible prepararla y disfrutarla en casa? Una buena copa de gin tonic tras una larga jornada de trabajo y en la tranquilidad del hogar puede arreglar cualquier mal día. Y no es necesario tener que acudir a un bar para degustarla; con los medios e ingredientes necesarios es posible hacerla nosotros mismos.

Ingredientes

  • Hielo
  • Ginebra
  • Tónica
  • Limón, lima o naranja
  • Copa de balón o cualquier vaso ancho
  • Consejos

El vaso: El vaso debe ser adecuado, no vale cualquiera. No es aconsejable utilizar uno de tubo o chato; tiene que ser uno en el que el hielo quepa correctamente, no debe quedar muy apretado. En caso de no disponer de una copa de balón, una copa de sidra puede ser una buena alternativa. 

Hielo: El hielo también tiene que ser el indicado; grande, compacto y duro. No debe aguarnos el cóctel, ya que hará que el gin tonic pierda su sabor tan característico. Lo mejor será un hielo industrial y no casero, ya que este puede contener aromas o sabores provenientes de nuestro congelador. 

Ginebra: Podemos encontrar multitud de variedades de ginebra, algunas más dulces, otras más amargas. Sea cual sea la que elijamos, debe estar fría a la hora de servir y echarla a cierta altura y no a ras de la copa. 

Es recomendable ver esta comparativa de ginebras para elegir la que más se adapte a nuestros gustos y preferencias: 

Bloom: Esta ginebra tiene toques cítricos. Es ideal para quienes no están acostumbrados a consumir ginebra de manera habitual.

Beefeater 24: Fue creada por la destilería Kennington y tiene un toque a regaliz, lo que la hace una elección para quienes prefieran un toque dulzón. 

Martin Millers: Su sabor es suave y afrutado. Uno de los ingredientes principales de los que está elaborado es agua de Islandia. 

Monkey 47: Proviene del Bosque Negro. Su sabor es picante, por lo que es una estupenda elección para quienes aman esta sensación en la boca. 


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.