Un despacho de abogadas reinventados tras la crisis del COVID-19

La pandemia por COVID-19 ha ocasionado que muchos profesionales tengan que replantear sus ofertas de servicios. Aunque se pensaba que esta crisis podría causar debacle en muchos ámbitos, no pocos han visto la oportunidad de renovación y reinvención; tal es el caso de los abogados. Por eso, desde la experiencia de un despacho de abogadas, te mostramos cómo replantearte y salir con éxito de esta crisis sanitaria.

Reinvención de profesionales jurídicos en Tarragona

Abogados en Tarragona se han visto en la necesidad de adaptarse a la nueva normalidad tras el COVID-19. Por ejemplo, el despacho Castell Martínez Abogados nació en 1999 para brindar asesoría integral en el ámbito jurídico en la provincia de Tarragona. En vista del prolongamiento de las medidas de seguridad para evitar contagios por coronavirus, han decidido lanzar sus servicios a través de medios online.

Estas emprendedoras jurídicas brindan asesoramiento en derecho civil, laboral, familiar, mercantil, administrativo y penal. El objetivo principal de estas abogadas es prevenir y solucionar conflictos legales de manera rápida y eficiente. Además, cuentan con la ventaja de ser un despacho asequible y con cómodas formas de pago, dependiendo de tu necesidad.

Para estas abogadas, lo principal es mantener el espíritu profesional a pesar de las nuevas circunstancias. Cada una de las asociadas apuestan por la excelencia, la capacitación progresiva y actualización; por tanto, quienes las contratan tienen soluciones para múltiples situaciones.

El cambio puede generar miedo y confusión, pero es posible adaptarse a la nueva normalidad y seguir ofreciendo servicios de calidad. Lo principal es redefinir las estrategias para lograr un mayor aprovechamiento de las circunstancias. A continuación se muestran algunas de las estrategias que ha usado un despacho de abogadas especializadas

¿Qué es necesario para reformularse después del COVID-19?

Las abogadas de Castell Martínez han enfrentado el cambio asumiendo los riesgos que pudiera conllevar. Han emprendido acciones para adaptarse a la normalidad y ofrecer servicios a distancia a sus clientes en el marco del contexto actual. De esta manera, pueden asesorar en materia jurídica, manteniendo un elevado nivel de seguridad tanto para ellas como para los clientes.

Adiestrarse en teletrabajo es fundamental en esta época de pandemia, pues garantizará productividad en los servicios. Sin embargo, los abogados tienen el desafío de mantener una buena relación cliente-abogado. Por eso, es necesario no solo facilitar el acceso del asesoramiento legal, sino brindar una experiencia de calidad para los usuarios del servicio.

Pese a los cambios que la pandemia ha generado y la necesidad de distanciamiento, este despacho de abogadas se ha preocupado por conservar relaciones horizontales y colaborativas. Aunque han invertido tiempo y recursos a renovarse en materia tecnológica, su objetivo sigue siendo el mismo: dar preferencia al cliente y ofrecer servicios jurídicos especializados y de calidad.

La nueva normalidad tras el COVID-19 no tiene que afectar la calidad profesional. Más bien puede ser una oportunidad para brindar servicios renovados, tal como ha sido el caso del despacho de abogadas Castell Martínez y asociadas en Tarragona. Con el fin de lograr una atención personalizada a sus clientes, han podido reinventarse y ofrecer servicios accesibles en medio de la pandemia, a través de las telecomunicaciones.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.