La tercera edad también disfruta experimentando con las relaciones íntimas

¡Síguenos en Telegram!

Dicen que el amor no entiende de edades, pero lo cierto es que no es solo el amor. Si hay algo que está totalmente vinculado a una relación de pareja, eso sin duda es el sexo. Es algo que debe quedar más que claro, sobre todo cuando miramos a personas de avanzada edad, porque estas cada vez están demostrando una mayor valentía a la hora de probar nuevas experiencias.

Así es, la idea de probar cosas nuevas, de experimentar algo diferente con el sexo, no es un concepto que se quede solo en la pasión juvenil, también tiene mucho que decir en esas parejas que ya están en la tercera edad. Porque, al contrario de lo que se suele pensar, resulta que es una etapa en la que la pasión pega con bastante fuerza.

Recientes estudios afirman que el 40% de personas entre 65 y 80 años son sexualmente activas. De hecho, el 54% de personas de avanzada edad con pareja afirman tener relaciones sexuales con bastante frecuencia. Puede que el tiempo pase factura y obligue a prestar atención a más o menos factores, pero el deseo sigue, y a veces con mucha más intensidad que en la juventud.

Por eso, las tiendas especializadas en el sector han visto también un auge de interés por parte de este público. Los tabúes se están derribando y, gracias a eso, hasta las parejas de más de 60 años se han lanzado a probar y a jugar, a descubrir que en esto de la pasión y los juguetes hay mucho más que los dildos y aquello que siempre está en primera plana al pensar en explorar.

Juguetes eróticos a partir de los 60

La sexualidad a estas edades también existe, como decíamos. Es cierto que, para poder disfrutarla a fondo, hay que adaptarse adecuadamente a los cambios fisiológicos que se dan, de forma completamente natural, en los cuerpos. Y sí, esto también genera ciertos tabúes entre las parejas mayores.

Sin embargo, es precisamente por esto por lo que los juguetes eróticos y/o sexuales se posicionan como algo especialmente útil. Porque no solo son capaces de hacer que la vida sexual adquiera una mejor dinámica y sea más divertida tanto en solitario como en pareja, también pueden mejorar la calidad de vida de las personas.

Parece una exageración, pero especialistas en la materia insisten en ello. A través de una actividad sexual plena, sobre todo a partir de los 60 años, se rehabilitan o incluso se mejoran ciertos mecanismos fisiológicos y físicos concretos.

La idea de encontrarse en mejor estado de forma o pasarlo mejor entre las sábanas con la pareja es lo que más motiva a las personas de la tercera edad a experimentar. Muchos incluso acuden a las tiendas especializadas, los sex shops como EasyToys, animados por amigos cercanos o incluso por familiares más jóvenes.

Bien es cierto que también son productos que ayudan a las personas que puedan ver mermada su actividad sexual por culpa de la viudedad o un divorcio, o incluso por la jubilación. A esa reestructuración vital que acompaña a este tipo de situaciones se le suman muchos factores que ponen en peligro la pasión, el deseo y la actividad sexual.

Afortunadamente, al haber una mentalidad mucho más abierta en este sentido, muchos mayores están descubriendo lo positivo que es experimentar, probar con cosas nuevas, juguetear con productos sexuales. Para las mujeres, sobre todo, ya que a partir de determinadas edades lo tienen más difícil para alcanzar el clímax durante el acto.

Con la finalidad de garantizar su disfrute y para que las relaciones íntimas sean más placenteras, productos como bolas chinas, vibradores y otros accesorios se han convertido en caballos ganadores. Están entre los más demandados junto con los masajeadores prostáticos para ellos, y son la clara muestra de que se están derribando muros de prejuicios e ideas anticuadas.

Sacar partido a este tipo de productos permite que los mayores también puedan disfrutar de una vida sexual plena a pesar de la edad. Y eso, al mismo tiempo, genera una mayor liberación de endorfinas, un mejor estado de ánimo e incluso una mejor forma física por la actividad que exige practicar sexo.

Asimismo, es algo que ayuda a mantener un mayor romanticismo y todavía más complicidad en la pareja. El tiempo puede deteriorar muchas cosas, sobre todo aderezado con la rutina. Pero estos productos hacen que todo lo rutinario se desmorone por completo para dar paso a la novedad y a la sorpresa.

Una forma de cambiar el día a día, de redescubrirse a uno mismo y redescubrir a la pareja. Una forma de descubrir que el sexo puede seguir siendo divertido, sano y placentero sin importar que se tengan muchos años. Los juguetes eróticos lo están consiguiendo, y mejorando la vida de muchísimas personas.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.