Sexo telefónico, beneficios y consejos

Tener sexo telefónico es una de las variantes más placenteras, morbosas y picantes de las que podemos disfrutar. El formato nos permite desahogar el apetito sexual de forma cómoda, manteniendo el anonimato y permitiendo nuevas formas de excitación.

Las líneas calientes son el escape perfecto para gozar de los juegos de sexo. Durante estas conversaciones calientes se tiene la libertad de desinhibir los deseos sexuales más profundos, con la complicidad de auténticas profesionales del sexo telefónico.

Líneas Eróticas, un recurso siempre disponible

Las llamadas eróticas son más común de lo que se cree, pero todavía se oculta por el tabú que se ha tejido desde hace décadas. Es muy frecuente entre las parejas, pero también es una experiencia muy empleada por personas solteras que recurren a páginas de sexo telefónico para contactar con mujeres y hombres que, o bien prefieren mantener en secreto su identidad o bien sienten tracción por el erotismo único que ofrecen los teléfonos calientes.

El sexo telefónico tiene unas ventajas que no se encuentran en otro tipo de relaciones íntimas. La disponibilidad es absoluta. Durante las 24 horas al día es posible contactar con una persona que, al otro lado de la línea erótica, atenderá plácidamente los apetitos sexuales. Todo ello, sin la necesidad de salir de casa y de forma rápida, ideal para momentos exprés y repentinos, aunque la conversación puede alargarse durante horas.

Asimismo, gracias al sexo telefónico se logra estimular la imaginación. Con la experiencia se despiertan nuevas prácticas y mejora el hábito de seducción. En este sentido, es una buena opción para combatir la timidez que se produce en el primer encuentro presencial y entrar en calor sin titubeos.

Consejos para tener un buen sexo por teléfono

Cada persona asume esta práctica de una forma distinta, ya sea de forma directa o con juegos eróticos que paulatinamente suben de tono. En cualquier caso, las primeras veces que se acude a este tipo de llamadas eróticas puede resultar incómodo para algunas personas. Sin embargo, los profesionales pueden tomar la iniciativa y guiar hacia un sendero de placer y gozo sin la necesidad de tomar la palabra de forma continuada y olvidando los posibles nervios.

Durante la llamada hot deja volar la imaginación. Plantea un escenario imaginario o la propia habitación. Lo ideal es visualizar a la persona que está al otro lado del teléfono preguntando su vestimenta o apariencia.

A continuación, indica tus preferencias. La mejor forma de tener una buena experiencia de sexo telefónico es ser directo y pedir todo aquello que se desee y que se quiera hacer. Interpretar juegos de roles, sexo oral, relatos eróticos, hasta utilizar juguetes sexuales y masturbarse. Todo es posible.

Sonia García
Autor: Sonia García
Nacida en Madrid el 1 de junio de 1998. Estudió Periodismo en la Universidad CEU Cardenal Herrera. Tomó contacto con la profesión desde el inicio de su carrera. Colaboró con: À Punt, 7Televalencia, La Ocho Mediterráneo TV, Levante EMV, Levante TV, Inforadio y EDMred. Ahora forma parte del equipo de redacción de THE PLAY y MEDITERRÁNEO DIGITAL. Defensora de la libertad de expresión y justiciera de la verdad.

Los más leídos