Berlín sorprende con sus medidas para permitir la prostitución

La prostitución ha vuelto a la actividad en la región de Berlín bajo restricciones muy concretas para controlar posibles contagios a través de una profesión que implica contacto físico entre personas, prohibiendo el contacto sexual directo. A pesar de sonar contradictoria, la medida permitirá trabajar a las profesionales.

Después de 3 meses de prohibición, el gobierno regional de Berlín ha autorizado la práctica de la prostitución. Sin embargo, como la mayoría de los negocios durante la crisis sanitaria actual, deberá respetar una serie de restricciones para tratar de evitar posibles contagios.

La principal medida es la prohibición de mantener contacto sexual directo, es decir, es posible tener contacto físico pero no sexual. En concreto, se pueden realizar masajes, prácticas sadomasoquistas y otro tipo de prácticas, siempre y cuando se respete la norma y no se produzca contacto sexual directo.

Asimismo, se exige a las trabajadoras sexuales que tomen fuertes medidas de higiene, que no tengan contacto con el rostro o que atiendan a los clientes, siempre, de manera individual. Esta hoja de ruta, sin ser la idónea para las escorts, por fin permite la vuelta a la actividad tras meses sin trabajar, lo que supone un avance en su situación y una guía de actuación para saber a qué atenerse y de qué manera actuar.

La responsabilidad individual, la base de las medidas

Las medidas tomadas por el gobierno regional formado por un tripartito entre socialdemócratas, verdes y la izquierda, no quitan para que la responsabilidad personal tenga un papel importante. Siendo el sexo de pago una práctica extremadamente discreta, el respeto a las normas depende de la responsabilidad individual y ésta goza de una amplísima variedad cromática.

En España, la aplicación de las reseñas online al sexo de pago por parte del buscador de chicas número uno en Europa, permite dejar en evidencia o hacer visible la irresponsabilidad a través de una opinión. Sin duda, este sistema obliga al cumplimiento de las normas si se quiere evitar una reseña negativa, lo que implica perder a los clientes. En el contexto actual de la prostitución en España, sin regulación alguna, supone una herramienta de ayuda a una práctica de la actividad más segura y controlada.

Autor: Irene Franco

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.