Una chica le corta el pene a su jefe mientras le hacia una felación porque iba a volver con su mujer

Nirvana

La víctima era el propietario de dos bares y tenía una relación sentimental con su empleada, quien denunció una agresión sexual aunque los Mossos lo descartaron.

Sobre la medianoche del 31 de mayo de 2021, Abdur acudió a la comisaría de la Policía Local de Sant Andreu de la Barca (Barcelona) con una fea herida en los genitales que todavía sangraba. Explicó que Tanya, una empleada de su bar 'El sibarita de la Barca' le había cortado el pene con un cuchillo por lo que los agentes llamaron a una ambulancia y lo trasladaron urgentemente al hospital de Bellvitge para ser atendido. No tuvieron que ir a por la sospechosa que se plantó en dependencias policiales poco después para reconocer la amputación pero alegar que su jefe había intentado violarla, como según ella había pasado otras veces, y ella se había defendido.

Honey Girls Club

Los agentes de la Policía Local la detuvieron y pasaron el caso a Mossos d'Esquadra que inició una investigación. Tras recoger el testimonio de los implicados, de algunos testigos, entre ellos clientes del bar, y visionar las cámaras de seguridad del local comprobaron que la versión de la mujer no cuadraba. El Juzgado de Instrucción número 5 de Martorell, con competencia en violencia de género, ordenó el ingreso en prisión provisional de la sospechosa y allí estuvo hasta mayo pasado, cuando salió en libertad a la espera del juicio que se celebrará en la Audiencia de Barcelona en los próximos meses.

Tanya, que como Abdur es originaria de Bangladesh, se enfrenta a una pena de 10 años de prisión por un delito de lesiones en su modalidad de mutilación genital, tal y como solicita la Fiscalía. El escrito del Ministerio Público, al que ha tenido acceso este medio, es muy diferente de la versión que ofreció la procesada ante la policía cuando fue detenida y señala que los dos iniciaron una relación en 2017 cuando ella entró a trabajar como camarera en el bar.

En concreto, la fiscal señala que la acusada, de 37 años actualmente, y la víctima, de 52 años, convivían desde 2019, aunque un par de años después Abdur tuvo que cambiarse de domicilio cuando se hizo cargo de otro bar. Ella trabajaba en el local de Sant Andreu de la Barca, también propiedad del hombre, y cada noche, para que la mujer pudiera regresar en tren a su vivienda, él iba a hacerse cargo del cierre. Es lo que hizo ese 31 de mayo pero la acusada decidió no irse a casa, se quedó en el establecimiento para "preparar la cena para ambos" mientras la víctima descansaba en el sofá y después se puso a jugar a la máquina tragaperras.

Según Fiscalía, en ese momento ella "se acercó a él, lo abrazó por detrás y comenzó a darle besos por el cuello, insistiéndole en mantener relaciones sexuales" pero el hombre se negó. Pese a ello, la acusada le pidió que simplemente se bajara el pantalón "para hacerle una felación", indicándole "tú sólo siéntate", "yo voy a subirme encima, tú no tienes ningún problema", "yo voy a chupar", a lo que "finalmente él accedió".

Sin embargo, mientras el hombre "estaba tumbado en el sofá, la acusada le puso un trapo en los ojos, y le dijo 'no te lo quites que tengo vergüenza', le realizó una felación durante tres o cuatro minutos, y acto seguido, con ánimo de menoscabar la integridad física de éste, aprovechando que no veía nada, cogió un cuchillo y le cortó el pene, comenzando aquel a sangrar abundantemente".

The Play Clubs

A consecuencia de la agresión la víctima "sufrió una amputación completa del pene, a efectos físicos y funcionales a 2 centímetros aproximadamente de la base". Tuvieron que reconstruírselo en el hospital pero padece numerosas secuelas como "desestructuración" del miembro, una "previsible prótesis futura" y dificultades para orinar por las que deberá ser operado de nuevo. Estuvo casi 40 días ingresado en un centro sanitario y necesito más de 150 para recuperarse. En ese tiempo no pudo atender los dos bares que regentaba.

Junto con la pena de prisión, la Fiscalía pide que la mujer no pueda acercarse ni comunicarse con la víctima durante más de 10 años y que le pague una indemnización de más de 200.000 euros entre las secuelas, el daño moral y físico y la pérdida de ingresos por no poder trabajar durante los días que estuvo impedido. En el juicio se escuchará las razones por las que la mujer emasculó a su jefe y pareja, con el que llevaba cuatro años de relación sentimental hasta que decidió cortar de raíz cualquier vínculo, tanto afectivo como físico.

Detenida por cortarle el pene a su jefe

Mediterráneo Digital
Autor: Mediterráneo DigitalWebsite: https://www.mediterraneodigital.com/
Políticamente incorrecto. Información, noticias y actualidad. Desde 2010.

Últimas noticias