La ciencia avisa: las mujeres conservan el ADN de todos los que se les han corrido dentro

Nirvana

Algunos 'ex' no merecen otra cosa que el olvido. Se queman sus fotos, se tiran sus regalos, se procura borrar los recuerdos... Sin embargo, tal vez no puedas librarte de ellos nunca. Esta es la inquietante posibilidad que ha planteado un equipo de científicos de la Universidad de Seattle y del Centro Fred Hutchinson para la Investigación del Cáncer (ambos de EE.UU.).

Su propósito era estudiar la transmisión de enfermedades genéticas entre madres e hijos varones, sin embargo durante sus trabajos obtuvieron algunos resultados inesperados que les hicieron desviarse de su objetivo inicial. Treinta y siete de las 59 mujeres que participaron en el estudio mostraban microquimerismos, es decir, la presencia en sus cerebros de pequeños grupos de células de otro individuo. En todos los casos, esas células eran masculinas.

Honey Girls Club

Sorprendió sobre todo que lo que se suponía era una anomalía excepcional se repitiera tanto. Desde el principio se desechó la posibilidad de que fueran restos biológicos de hijos varones, ya que algunas de esas mujeres no eran madres. Buscaron las respuesta realizando un análisis comparativo con los genes de sus padres por si era una secuela hereditaria, pero las pruebas fueron negativas.

¿Semen imborrable?

Se barajaron otras explicaciones, como abortos provocados o espontáneos. En este último caso, podrían haberse producido durante las primeras semanas de gestación, de tal manera que las mujeres no se hubieran percatado del embarazo. También es posible que hubieran recibido a través de la madre una transferencia celular de un hermano mayor, o que fueran las huellas genéticas de un gemelo que no progresó.

Todos estos son supuestos viables, sin embargo la probabilidad de que se den en un porcentaje tan elevado de las mujeres estudiadas (63%) resultaría una casualidad extraordinaria. Por eso, contemplaron otra posibilidad que encajaría en todas ellas: que los microquimerismos se hubieran producido por las relaciones sexuales.

La hipótesis es que las paredes vaginales absorben una parte del semen incorporándolo a su organismo en forma de células con material genético independiente, es decir, con su propio ADN masculino. Parece que esos restos nunca desaparecen del cerebro de la mujer. De hecho, se comprobó que en algunos casos las células llevaban más de 50 años en sus tejidos.

No te alarmes. Todavía no hay pruebas concluyentes que demuestren esta hipótesis. Aun así, no se cree que los microquimerismos tengan ninguno efecto secundario sobre sus portadoras... salvo la sensación de que a veces no hay manera de librarse del pasado.

The Play Clubs

La ciencia confirma que, tragarse el semen, es la mejor vitamina para las mujeres

Mediterráneo Digital
Autor: Mediterráneo DigitalWebsite: https://www.mediterraneodigital.com/
Políticamente incorrecto. Información, noticias y actualidad. Desde 2010.

Últimas noticias