Se ríen de los españoles: Amaiur recibe 44.000 €uros públicos para seguridad contra ETA

amaiur-diputados

La realidad siempre supera a la ficción. Los proetarras de la coalición abertzale Amaiur, que incluye a los herederos de la ilegalizada Batasuna, han recibido del Gobierno español 44.024 euros en compensación para cubrir gastos de seguridad. Y el sarcasmo es que se trata de una partida ideada en su día para ayudar a las formaciones políticas frente a las amenazas de la banda terrorista ETA.

Por si eso fuera poco, hay que añadir que el dinero sale de los bolsillos del sufrido contribuyente español, incluidas las víctimas de ETA.

Si alguien alberga alguna duda sobre las posiciones, simpatías y relaciones de Amaiur, no viene d emás recordar que pasado 21 de noviembre de 2013 impidió que el Congreso de los Diputados sacase adelante una moción de UPyD que instaba al Gobierno a modificar la actual legislación para impedir que los asesinos etarras excarcelados por la derogación de la 'doctrina Parot' cobren ayudas si no se arrepienten públicamente de sus crímenes.

La ayuda se recoge en el listado de beneficiarios de las subvenciones que el Estado ha abonado a los partidos durante todo el año pasado, cuyos datos del último cuatrimestre se publicaban este viernes 24 de enero de 2014 en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

En total, las formaciones políticas con representación parlamentaria recibieron el año pasado 2,69 millones de euros para cubrir los gastos de seguridad frente al terrorismo. Casi la mitad de esa cuantía, que se distribuye en función de los resultados cosechados en las elecciones, fue a parar al PP, que obtuvo 1,3 millones de euros, y el restante se repartió entre los distintos partidos de la oposición.

A Amaiur, la coalición que logró siete diputados en las generales de 2011, le correspondieron algo más de 44.000 euros (a razón de 11.006,09 euros por trimestre) para cubrir gastos de seguridad derivados precisamente del compromiso de la Administración de ayudar a las formaciones políticas a protegerse de ETA.

Eso sí, se trata de subvenciones que tienen carácter finalista, lo que implica que la formación política debe justificar ante el Tribunal de Cuentas en qué se ha gastado ese dinero. En sus últimos informes, la entidad fiscalizadora ha reclamado a Amaiur la devolución de parte de las subvenciones pagadas en 2011 precisamente porque no había justificado su uso. Contra ETA, seguro que no.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.