El Juez embargará a Urdangarín el palacete barcelonés de Pedralbes por no pagar la fianza de Nóos

urdangarin-pedralbes

La pasada medianoche finalizó el plazo. Y ni Iñaki Urdangarín ni Diego Torres habían depositado a esa hora los 8,1 millones de euros de fianza que les exigía el juez José Castro para hacer frente a su responsabilidad civil en el caso Nóos. A partir de ahora, el titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma tiene vía libre para embargar las propiedades y cuentas corrientes de los dos ex socios hasta cubrir la cantidad que les reclama.

A medida que se acercaba la hora marcada por el juez para hacer efectiva la fianza sin que Urdangarín y Torres alcanzasen un acuerdo sobre la cantidad que abonaría cada uno, parecía más evidente que ninguno de los dos sería capaz de afrontar el pago. Al tener éste carácter solidario, ambos podían repartirse la carga de mutuo acuerdo, bien al 50% -algo más de cuatro millones de euros por cabeza- o mediante el porcentaje que pactaran. Pero todo parece indicar que ni Urdangarín dispone en este momento de liquidez suficiente ni las presiones de Torres para que aquél asumiera su parte han surtido efecto.

El juez impuso a ambos el pasado 30 de enero una fianza de responsabilidad civil de 8,1 milllonesde euros y les dio de plazo hasta la medianoche de ayer para hacerla efectiva. Esa cantidad es la suma de las subvenciones íntegras que el Instituto Nóos cobró de los gobiernos autonómicos balear y valenciano, y que posteriormente desvió de manera fraudulenta al entramado societario montado por ambos socios, más un tercio de multa en aplicación de la Ley de Enjuiciamiento Criminal. En el auto en el que fijaba esa fianza, Castro atribuía a Urdangarín seis delitos diferentes, que le pueden acarrear hasta 20 años de prisión.

Urdangarín y su esposa, la infanta Cristina de Borbón, cuentan con un elevado patrimonio inmobiliario, en principio más que suficiente para cubrir la fianza. El yerno y la hija de don Juan Carlos poseen un palacete en el exclusivo barrio barcelonés de Pedralbes, adquirido en 2004 por seis millones de euros mediante un crédito hipotecario concedido por La Caixa. Los duques de Palma alquilaron la mansión por 13.000 euros mensuales poco después de su marcha a Washington, en 2009, y tras regresar en 2012 de EEUU la volvieron a alquilar para instalarse en otra vivienda menos ostentosa.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.