Mario Conde, detenido por esconder en Suiza el dinero de Banesto

Mario Conde, detenido por esconder en Suiza el dinero de Banesto

conde

El ex banquero Mario Conde ha sido detenido esta mañana por miembros de la Unidad de Delitos Económicos de la UCO acusado de un presunto delito de blanqueo de capitales al repatriar desde Suiza el dinero que saqueó de Banesto durante la etapa en la que presidió el banco.

En concreto, la Guardia Civil investiga presuntos delitos contra la Administración Pública, blanqueo de capitales, insolvencia punible y organización criminal.

Junto a Conde han sido detenidas otras seis personas, entre ellos sus hijos Mario y Alejandra Conde Arroyo. El resto de arrestados son el marido de Alejandra, Fernando Guash Vega-Penichet, Francisco Javier de la Vega Jiménez, Francisco de Asis Cuesta Moreno, María Cristina Fernández Álvarez.

La denominada 'operación Fénix' está en marcha desde primera hora de la mañana e incluye cinco registros en los domicilios particulares del ex banquero y en las empresas que posee y con las que habría ocultado el dinero sacado de la entidad.

La operación está coordinada por el juez Santiago Pedraz y la Fiscalía Anticorrupción. El magistrado investiga la creación de un entramado de sociedades en el extranjero y también en España a través de las cuales se traía dinero a nuestro país y del que existen indicios que provendría de las cantidades apropiadas y no encontradas del 'caso Banesto'. Las sociedades en España estaban a nombre de terceras personas.

El dinero se traía a España a través de préstamos, ampliaciones de capital e ingresos en efectivo.

Conde llegó a la presidencia de la entidad en 1987, fecha en la que se ofreció a salvarla de un agujero próximo a los 100.000 millones de pesetas. En 1989, los cerca de 300.000 accionistas de Banesto obtuvieron dividendos. En esta época, su popularidad alcanzó cotas inimaginables y obtuvo todo tipo de reconocimientos como el de la Universidad Complutense, que le nombró doctor 'honoris causa'.

Los problemas surgieron en 1993, cuando se hablaba ya de la mala situación de la entidad. El 28 de diciembre, el Banco de España intervino Banesto y lo destituyó como presidente. En su lugar se nombraron a cinco nuevos consejeros procedentes de los principales bancos españoles, que pusieron en marcha un proceso de saneamiento para acabar con el agujero patrimonial de 2.700 millones de euros que había entonces.

En abril de 1994, el Santander acudió a la subasta organizada por el Banco de España y se adjudicó la entidad, convirtiéndose así en el mayor grupo bancario español hasta el momento. Mientras tanto, la Justicia seguía su curso y durante años investigó lo ocurrido en el llamado 'caso Banesto'.

Tras dos años de juicio oral, Mario Conde fue condenado inicialmente a 10 años de prisión por la Audiencia Nacional. Sin embargo, el Tribunal Supremo dobló la condena dos años después, de 10 a 20 años, por apropiación indebida, estafa y falsedad.

 


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.