¡Tú no sabes quién soy yo! El Delegado del Gobierno en Murcia se niega a identificarse en un control de alcoholemia

joaquin-bascunana

Los políticos se siguen olvidando que están al servicio del pueblo, y no es pueblo a su servicio. El delegado del Gobierno en Murcia, Joaquín Bascuñana, que viajaba como copiloto en un coche tras estar en las fiestas de su localidad natal, Molina de Segura, se negaba a identificarse y pedía a gritos a un agente que se cuadrara en su presencia en un control de alcoholemia.

Eran ya cerca de las dos de la madrugada cuando el coche en el que viajan el delegado del Gobierno y su mujer, acompañados de otra pareja, se topó con un control de alcoholemia. La Guardia Civil lo había montado en la rotonda de Isla Grosa, en la N-301, más conocida como la 'antigua carretera de Molina'.

Fuentes contrastadas confirmaron al diario 'La Verdad' que la primera reacción de Bascuñana, que ocupaba el asiento del copiloto, fue requerir al agente que se había aproximado al vehículo a que le diera «las novedades». Una exigencia que causó extrañeza al guardia civil y que le habría llevado a responder que no tenía por qué dar novedades a nadie, y menos sin que se hubiera identificado previamente.

Fue entonces, siempre según las mismas fuentes, cuando Bascuñana, «en tono autoritario», informó al funcionario de que estaba hablando con el delegado del Gobierno y, tras negarse a mostrarle el DNI, descendió del vehículo y lo conminó a gritos a ponerse firme en su presencia. La actitud del delegado, que rechazaba cumplir con su obligación legal de identificarse y que seguía instando a viva voz al guardia civil a que se cuadrara, llevó a este agente a pedir al responsable del control que se acercara. La situación tampoco mejoró, pues el delegado del Gobierno habría insistido en su negativa a identificarse con un documento oficial.

Cazado en un control de alcoholemia mostraba 'signos bastante evidentes' de conducir borracho

Finalmente, después de unos minutos de tensión, y con el fin de evitar que el incidente fuera a más, los agentes optaron por permitirle que se marchara del lugar. Fuentes conocedoras del suceso confirmaron que lo hizo sin haber enseñado su DNI. Tampoco se requirió al conductor para que se sometiera a la prueba de alcoholemia, aunque aseguraron que éste no mostraba signos de haber bebido.

Lo contrario que aparentaba Bascuñana, según las mismas informaciones, que señalan que ofrecía «signos bastante evidentes» de estar bajo los efectos del alcohol, entre ellos un «deambular vacilante».

El conductor, sobre cuya actitud no existe reproche alguno, era -según esas fuentes- el secretario general de la Delegación del Gobierno, Fernando Mateo.

Una vez concluido el servicio, los guardias civiles que se vieron involuntariamente inmersos en el incidente redactaron una nota interna, ofreciendo detallada información sobre los hechos. Un escrito que deberá ser remitido por el coronel jefe de la Comandancia de Murcia a la Dirección General de la Guardia Civil para su conocimiento y análisis.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.